sábado, 27 de mayo de 2017

Perú podría ser la cuna de las primeras civilizaciones de la raza humana, afirma estudio científico de Science Advance

Tecnologías sencillas y diversas estrategias alimentarias del Pleistoceno Tardío y del Holoceno Temprano en Huaca Prieta, Perú Costero



Las edades de radiocarbono indican una presencia humana intermitente fechada entre ~ 15,000 y 8000 años civiles antes de que el montículo fuera construido; información que podría validar a Perú como la cuna de la civilización, según este extenso estudio científico desarrollado por un equipo de más de 70 estudiosos de todo el planeta. Dicha documentación fue publicada en la prestigiosa revista; advances.sciencemag.org

Las herramientas sencillas del guijarro, las características culturales efímeras y los restos de alimentos marítimos y terrestres están presentes en los depósitos no perturbados del Pleistoceno tardío y del Holoceno temprano debajo de un gran montículo humano en Huaca Prieta y sitios cercanos en la costa pacífica del norte de Perú. Las edades de radiocarbono indican una presencia humana intermitente fechada entre ~ 15,000 y 8000 años civiles antes de que el montículo fuera construido. La ausencia de anzuelos, arpones y herramientas de piedra bifacial sugiere que las tecnologías de recolección, atrapamiento, clubbing e intercambio se utilizaron principalmente para obtener recursos alimenticios a lo largo de la costa y en humedales estuarinos y montañas lejanas. 

Los artefactos de piedra son herramientas de piedra unifacial trabajadas mínimamente, características de varias áreas de América del Sur. Restos de aguacate, frijol, y posiblemente calabaza cultivada y chile pimienta también están presentes, lo que sugiere el transporte y el consumo humano. Nuestros nuevos hallazgos enfatizan una vida costera temprana de diversas estrategias de adquisición de alimentos que sugieren una observación detallada de la disponibilidad de recursos en múltiples entornos y una organización económica bien informada, aunque las tecnologías eran sencillas y los campings eran aparentemente efímeros y discontinuos. Estos hallazgos plantean interrogantes sobre el ritmo de los primeros movimientos humanos en algunas zonas de la costa del Pacífico y sobre el nivel de conocimientos y tecnología necesarios para explotar los recursos marítimos e interiores.

Las lentes culturales delgadas intermitentemente presentes en todos los primeros sitios examinados aquí indican una residencia discontinua y efímera en el remanente Sangamon Terrace durante el Pleistoceno Tardío y el Holoceno Temprano. Una tecnología de barcos, herramientas de piedra bifacial, arpones y anzuelos aparentemente no estaban obligados a adquirir las diversas especies faunales y florales en los hábitats terrestres y terrestres accesibles del valle de Chicama, como sugiere su ausencia en todos los conjuntos para todos los períodos culturales Sitios (15-18). El análisis de los restos de alimentos, la ausencia de estas tecnologías y la presencia de herramientas unifaciales de piedra y, posiblemente, trampas ponderadas ponen de manifiesto el uso primario de tecnologías simples. Los alimentos marítimos podrían haber sido recolectados o capturados por atrapamiento o clubbing, y los alimentos vegetales exóticos y piedras para las materias primas se obtuvieron a través de redes de intercambio con grupos de interior o se recogieron directamente. Para este período temprano, no se sabe si los grupos independientes, especializados del litoral y del interior intercambiaron recursos o si diferentes grupos del litoral y del interior explotaron directamente los ambientes múltiples con poco, si acaso alguno, contacto entre ellos. Estos datos, combinados con información de otros sitios del Pleistoceno Tardío y del Holoceno Temprano a lo largo de la costa del Pacífico de Sudamérica (3-9, 34), sugieren que las personas tempranas explotan simbióticamente una amplia variedad de recursos de entornos complementarios que probablemente habrían minimizado el riesgo económico Debido a cualquier cambio climático.

La evidencia aquí presentada no necesariamente justifica la entrada humana inicial en las Américas a lo largo de la costa del Pacífico. Datos de subsistencia variados y herramientas exóticas de alimentos y piedras de varios sitios a lo largo de la costa del Pacífico (1-9, 34) indican que algunas personas tempranas tenían un conocimiento detallado de diferentes ambientes marítimos y ocasionalmente terrestres, lo que debe haber requerido un tiempo considerable para explorar , Observar y experimentar de una manera de prueba y error. Esto sugiere que la migración humana temprana a lo largo de algunas áreas costeras como porciones ricas en recursos de la costa norte del Perú puede haber sido más exploratoria y más lenta de lo que se pensaba anteriormente.


Fuente: advances.sciencemag.org

Singular reto a duelo

El 19 de setiembre de 1841 se enfrentaron en Tucumán, en el Monte Grande de Famaillá, el ejército de la Liga del Norte contra Rosas, que mandaba Juan Lavalle, y el enviado por Rosas para reprimirlo, a cuyo frente estaba Manuel Oribe. Como se sabe, la acción terminó con la derrota completa de las fuerzas de la Liga.

Pero antes de iniciarse la batalla ocurrió un hecho curioso. Los ejércitos estaban frente a frente y, de pronto, el general Juan Esteban Pedernera, del ejército de Lavalle, se adelantó a caballo y encaró a gritos al coronel Mariano Maza, jefe de los infantes de Oribe. Lo desafió a que, en lugar de combatir, zanjaran el asunto con un duelo personal entre ambos. Esto no pudo resolverse porque ya avanzaban las guerrillas de ambas fuerzas, y de inmediato el combate se generalizó.

Pedernera, puntano de nacimiento, era uno de los más valientes guerreros de su tiempo. Había luchado, a órdenes de San Martín, en las campañas de Chile y del Perú. También, en la guerra con el Brasil y, bajo el comando de José María Paz, en las batallas de San Roque, La Tablada, Fraile Muerto. Estuvo en Tucumán en la derrota de La Ciudadela de 1831, que lo lanzó al exilio. Después del desastre de Famaillá siguió con Lavalle hasta la muerte de este, y formó entre quienes condujeron su cadáver hasta Potosí.

Fue senador nacional, gobernador de San Luis y peleó en la batalla de Cepeda. En 1860 fue elegido vicepresidente de la Confederación Argentina, en la fórmula que encabezaba Santiago Derqui.

Después de Pavón, quedó a cargo de la presidencia. Le tocaría la triste misión de firmar, el 12 de diciembre de 1862, el decreto que declaraba en receso el Ejecutivo Nacional. Murió a los 90 años, tan respetado como cargado de condecoraciones, el 1 de febrero de 1886.

Fuente: Lagaceta

La fascinante vida de Jorge Newbery, la leyenda de la aviación que murió de forma trágica

Nació un 27 de mayo pero de 1875, y fue príncipe de todos los deportes, rey de los cielos, pionero de las luces de Buenos Aires, y temible con los puños


"Amainaron guapos junto a tus ochavas / cuando un cajetilla los calzó de cross / y te dieron lustre las patotas bravas / allá por el año novecientos dos". Del tango "Corrientes y Esmeralda", de Celedonio Flores y Francisco Pracánico

Y no sólo a esos guapos, y de cross. Tampoco hubo quien le ganara en esgrima, en natación, en carreras de autos, en remo, en atletismo.
Nadie en la tierra ni en el cielo parecía capaz de vencerlo. Por eso, al ver su cuerpo hecho pedazos entre los fierros del avión monoplano Morane-Saulnier, caído en el campo de la la estancia mendocina Los Tamarindos (hoy El Plumerillo), su vida entró para siempre en el Parnaso de los ídolos.

Tenía apenas 38 años. Era el primer día de marzo de 1914. Se preparaba para cruzar la cordillera de Los Andes. A las seis de la tarde, una dama le dijo "Quiero verlo volar". Pudo negarse. Pero también era un caballero.

Le pidió su avión al cabo Teodoro Fels, otro as de las alas.  Fels se lo prestó, pero con una advertencia: "Cuidado: una de las alas tironea".
Despegó, empezó a hacer cabriolas… y de pronto el avión se desplomó.
Eran las siete menos veinte de la tarde.

Día negro en pleno carnaval: en Buenos Aires desfilaban las carrozas, volaban el papel picado y el agua florida, y se esperaba la elección de la reina.

Carnaval con réquiem final. Porque se había ido mucho más que todo un hombre en el sentido del coraje. También un pionero de la Buenos Aires gran aldea a la Buenos Aires gran ciudad. Tanto, que fue llamada "la París de Sudamérica". Veamos por qué…

Jorge Alejandro Newbery, nacido el 27 de mayo de 1875 en una casona de la calle Florida, hijo del dentista norteamericano Ralph Newbery y de la argentina Dolores Malargie, fue un iluminado en doble sentido: ingeniero electricista (alumno de Thomas Alva Edison), apenas a sus 20 años fue jefe de la Compañía Luz y Tracción del Río de la Plata, y a sus 25, director general de Instalaciones Eléctricas y Alumbrado del municipio porteño.
Es decir, el hombre de la luz…

Como tal fue profesor, enviado a congresos (Saint Louis, Londres, Berlín). Eso, mientras enseñaba natación en la Armada. Pero los cielos empezaron a llamarlo más que la tierra.


¡Volar! Ese imposible pero posible que imaginó Leonardo Da Vinci en el Renacimiento, y que inauguraron los hermanos Wilbur y Orville Wright en Millville, Indiana, USA, el 17 de diciembre de 1903. Y volar fue la última pasión de Newbery.

Inspirado por el mítico piloto brasileño Alberto Santos Dumont (1873-1932), y acompañado por Aarón de Anchorena, el 25 de diciembre de 1907 (Navidad y nacimiento aéreo…) ¡cruzaron el Río de la Plata en el globo Pampero!, y aterrizaron, ilesos y triunfales, en Conchillas, Uruguay. Empezaba la explosión de "los más pesados que el aire": globos y aviones.

Y en cabalgata. Enero de 1908, creación del AeroClub Argentino, Newbery vicepresidente, y luego presidente. Luego, trágica interrupción de la cabalgata: su hermano Eduardo y el sargento Romero desaparecen mientras volaban en el globo Pampero. Nada se encontró de sus cuerpos ni de la máquina… Pero el peligro fue uno de los alimentos de Jorge.

Preparó y voló los globos El Patriota y El Huracán (tomó su nombre del famoso club de fútbol), batió el récord sudamericano de duración y distancia –550 kilómetros en 13 horas– uniendo Argentina, Uruguay y Brasil… y se divorció de la tucumana Sara Escalante, que no pudo soportar la angustia de verlo desafiar la muerte con la vara cada vez más alta.

En tres años, cuarenta vuelos en globo. Y en 1910, como celebrando el Centenario, logró su brevet de piloto. Y él, con dos tenientes coroneles (Mosconi y López), primeros directores de la Escuela Militar de Aviación, en el Palomar.

Noviembre 24, año 1912. En el monoplano Centenario, una máquina Bleriot Gnome de 50 caballos de fuerza, el "cajetilla que calzó de cross" a los guapos de cuchillo al cinto… ¡primero en cruzar el Río de la Plata!
Y en marzo del 14, cuando Europa empezaba a desangrarse en la Primera Guerra Mundial, aquella bella dama que quiere verlo dibujar proezas en el cielo, la advertencia desechada de Teodoro Fels, y el final.



Apenas veinte días después de su máxima hazaña: el 10 de febrero, en un monoplano Morane-Saulnier, ¡batió el récord mundial de altura!: 6.225 metros. Pero no homologado: el reglamento exigía superar el récord anterior por un mínimo de 150 metroS, y Newbery lo logró por 65.

Es posible que, como muchos dicen, de Jorge Newbery "sólo se sabe que es un aeroparque".

Sin embargo, su nombre también atesora récords: siete tangos en su honor, una película ("Más allá del sol", 1975), un monumento en Villa Lugano, cuatro escuelas, quince clubes en todo el país, once calles, tres barrios, una plaza, y los premios anuales Jorge Newbery del gobierno porteño a los mejores deportistas.

Y como esta evocación empezó con un tango, así termina.

"En un abrazo inmortal / la guitarra y el poeta / sollozan por el atleta / de la Aviación Nacional / ¡Newbery, el cóndor genial / que fue en sublime locura / a seis mil metros de altura / rompiendo brumas ignotas / cayó con las alas rotas / en la negra sepultura!"

Acertijo: ¿quién escribió la letra, quién lo cantó primero?

Le regalo la solución: José Razzano y Carlos Gardel. ¿Le suenan?

Fuente: Infobae

viernes, 26 de mayo de 2017

El decreto secreto en el que Perón acusó a la "subversión armada" de atacar la democracia "pluripartidista" y ordenó enfrentarla

Fechado en abril de 1974 y desclasificado hoy por el gobierno junto a otro de Isabel Martínez, en él se habla de "conflicto grave" y se dispone elaborar un plan para "eliminar las acciones subversivas violentas y no violentas"



"El Estado argentino enfrenta la subversión armada de grupos radicalizados que buscan la toma del poder para modificar el sistema de vida democrático pluripartidista. Firmado: Juan Perón".



En uno de sus últimos actos -murió el 1º de julio de 1974- el entonces Presidente de la Nación comunica la aprobación de "las Directivas para los Conflictos graves nº1 denominado 'Topo' y nº 2 denominado 'Yacaré'". El conflicto grave nº 1 es el que corresponde a la definición del párrafo anterior: el desafío que representaba para el Estado argentino el accionar armado de organizaciones que operaban en el país y que no habían depuesto las armas tras el fin de la dictadura de Lanusse (mayo de 1973).

El decreto secreto nº 1.302, que el actual gobierno ha decidido desclasificar, llevaba la firma de Perón y de su ministro de Defensa, Ángel Federico Robledo, e iba destinado a los ministros del Gabinete nacional, al Secretario de Informaciones de Estado, a los Comandantes Generales, al Subsecretario de Planeamiento para la Defensa y al Jefe de Estado Mayor Conjunto.

Es un documento histórico de gran importancia porque revela la opinión que tenía el entonces Presidente sobre las organizaciones armadas y su intención de combatir a la subversión con la ley y de un modo integral, no puramente militar.

En el Anexo I del decreto (texto completo en PDF adjunto), titulado "Directiva para el Planeamiento correspondiente al conflicto grave nº 1 Topo", se fija el objetivo: "Eliminar las acciones subversivas violentas y no violentas, las causas que las provocan y consolidar espiritual y materialmente al régimen democrático como ámbito de realización integral del hombre".

La misión encomendada al "equipo interministerial coordinado por el Ministerio del Interior" -a cargo de Benito Llambí– fue la de "elaborar un Plan plurisectorial que prevea acciones sobre la violencia, sobre sus causas y que tienda a fortalecer los valores del sistema democrático".

Es un documento histórico de gran importancia porque revela la opinión que tenía el entonces Presidente sobre las organizaciones armadas y su intención de combatir a la subversión con la ley y de un modo integral, no puramente militar.

En el Anexo I del decreto (texto completo en PDF adjunto), titulado "Directiva para el Planeamiento correspondiente al conflicto grave nº 1 Topo", se fija el objetivo: "Eliminar las acciones subversivas violentas y no violentas, las causas que las provocan y consolidar espiritual y materialmente al régimen democrático como ámbito de realización integral del hombre".

La misión encomendada al "equipo interministerial coordinado por el Ministerio del Interior" -a cargo de Benito Llambí– fue la de "elaborar un Plan plurisectorial que prevea acciones sobre la violencia, sobre sus causas y que tienda a fortalecer los valores del sistema democrático".

Poco después, y luego de que en enero de 1974 el grupo armado trotskista PRT-ERP (Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo) asaltara el cuartel militar de Azul (provincia de Buenos Aires), Perón envió al Congreso un proyecto de reforma del Código Penal para endurecer las leyes contra las acciones insurgentes. Esto generó resistencia y críticas de un grupo de diputados ligados a Montoneros.

Perón los convocó a Olivos para reprenderlos, y en público, puesto que hizo transmitir la reunión por TV. Más adelante, el 1º de Mayo de 1974, rompería con Montoneros en la Plaza, por lo que este encuentro fue la antesala de lo que siguió. No obstante, y por cuerda separada, envió emisarios para tratar de disuadirlos de continuar la lucha armada, como lo han relatado varios testigos y protagonistas de la época (1). Una oportunidad que fue desaprovechada por la jefatura de la organización.

Un decreto que contradice el relato

Por mucho tiempo, y en especial al compás de la instalación del "relato" en los últimos años, los Montoneros, sus simpatizantes y sus herederos o continuadores por otros medios se dedicaron a dar una versión edulcorada del carácter y las finalidades de la organización: no habría sido una guerrilla que buscaba la toma del poder por el atajo de la lucha armada -los votos les eran muy esquivos como lo demostró el magro 5% obtenido por Montoneros con el sello Partido Peronista Auténtico en abril de 1975 en la elección provincial de Misiones-; tampoco habría sido un grupo insurrecto que quería instaurar alguna forma de dictadura socialista -inspirados en especial por el modelo cubano-, sino casi una organización de autodefensa frente a gobiernos de facto y que sólo buscaba la vuelta a la democracia.

Es esa visión benévola la que este decreto desmiente. Para el tres veces Presidente constitucional de los argentinos, la subversión armada buscaba "la toma del poder para modificar el sistema de vida democrático pluripartidista". El Estado argentino debía defenderse.

José Ignacio Rucci, secretario general de la CGT y uno de los más estrechos colaboradores de Perón, había sido asesinado por Montoneros el 25 de septiembre de 1973; un hecho que llenó de dolor y rabia al Presidente y que, en opinión de su entorno, lo afectó al punto de acortarle la vida.

Ante los diputados que se negaban a votar sus reformas al Código Penal, Perón aludió a ese asesinato: "¿Nos vamos a dejar matar? Lo mataron al secretario general de la Confederación General del Trabajo, están asesinando alevosamente y nosotros con los brazos cruzados porque no tenemos una ley para reprimirlos".

En este ambiente ya caldeado, el ataque al Regimiento de Caballería Blindada de Azul por el ERP resultó una clara provocación y un desafío a la autoridad del Estado que el Presidente no podía dejar pasar.

"Hechos de esta naturaleza evidencian elocuentemente el grado de peligrosidad y audacia de los grupos terroristas que vienen operando en la provincia de Buenos Aires ante la evidente desaprensión de sus autoridades", dijo Perón al hablar esa misma noche en televisión, y en obvia referencia al gobierno camporista de Oscar Bidegain, que renunciaría como consecuencia de este comentario.

El Presidente eligió aparecer con su traje de teniente general para darle más fuerza al mensaje emitido aquel domingo 20 de enero a las 9 de la noche, al día siguiente del ataque guerrillero. "Aniquilar cuanto antes este terrorismo criminal es una tarea que compete a todos", dijo.

Advertencias que fueron desoídas

Las reformas al Código Penal enviadas al Congreso incluían cambios en la figura de la asociación ilícita y un agravamiento de las penas para la tenencia de armas de guerra.  

Los votos de los ocho diputados montoneros no eran necesarios para aprobarlas, por lo que cabe suponer que Perón los convocó con el fin de dar un mensaje de condena a la lucha armada, de advertencia, y también para darles una oportunidad. "Toda esta discusión debe hacerse en el bloque. Y cuando éste decida por votación lo que fuere, ésta debe ser palabra santa para todos (…); de lo contrario, se van del bloque. (…) Por perder un voto no nos vamos a poner tristes".

Y agregó: "Con lo que acabamos de ver, que una banda de asaltantes invoca cuestiones ideológicas o políticas para cometer un crimen, ¿vamos a pensar que eso lo justifica? ¡No! Un crimen es un crimen, cualquiera sea el pensamiento o el sentimiento o la pasión que impulse al criminal".

Premonitoriamente, advirtió que había dos caminos para combatir la subversión: dentro o fuera de la ley. Y que el gobierno no quería ponerse al mismo nivel que los insurgentes optando por la segunda alternativa.

"Queremos seguir actuando dentro de la ley -fueron sus palabras- y para no salir de ella necesitamos que la ley sea tan fuerte como para impedir esos males. Ahora bien: si nosotros no tenemos en cuenta a la ley, en una semana se termina todo esto, porque formo una fuerza suficiente, lo voy a buscar a usted y lo mato, que es lo que hacen ellos. De esa manera, vamos a la ley de la selva (…). Necesitamos esa ley, porque la República está indefensa".

Lo que también revelan el decreto secreto y su Anexo es que Perón no pensaba limitar su estrategia a lo penal. El hecho de apelar a todo el gabinete, hablar de "causas" de la violencia y de "consolidar espiritual y materialmente al régimen democrático" demuestra que se proponía dar un combate integral y especialmente en el plano de las ideas. "El Plan Militar sólo será puesto en ejecución por orden expresa del Poder Ejecutivo", dice el punto 7.b del Anexo.

El plan que debía elaborar el gabinete sería "elevado al Poder Ejecutivo antes del 15 de agosto de 1974". La muerte de Perón sobrevino un mes y medio antes.

El decreto secreto 993/75 que firma Isabel Perón un año más tarde dispone, visto el resultado de las tareas desarrolladas por el Equipo de Planeamiento n°2, en cumplimiento de lo dispuesto [por] el decreto secreto 1302/74" [el de Perón], poner "en vigor la Directiva General de Planeamiento". Esta vez, la coordinación está en manos del Ministro de Defensa.

Sucede que, aun después de los contactos con Perón en el 74, lejos de modificar su postura, la guerrilla acentuó la política que la llevaría a un mayor aislamiento y facilitaría su exterminio tras el derrocamiento de Isabel. El 24 de enero de 1974, los ocho diputados renunciaron a sus bancas y el 6 de septiembre de ese año Montoneros pasó a la clandestinidad; una estrategia que contribuyó a pavimentar el camino hacia la opción del combate "fuera de la ley", como Perón les había advertido.

Última revelación importante de estas desclasificaciones: la represión ilegal no puede de ninguna manera encontrar avales en estos decretos secretos.

Quienes condujeron y ejecutaron esa "guerra sucia" están rindiendo cuentas ante la justicia.

Los jefes guerrilleros responsables de haber contribuido sustantivamente a frustrar una ocasión histórica de reencuentro de los argentinos y de plena democracia, declarando la guerra a gobiernos constitucionales de grandes mayorías están a resguardo de toda persecución penal. Pero la historia no los absolverá.

Fuente: Infobae

jueves, 25 de mayo de 2017

25 de mayo de 1810: La Revolución se pone en marcha.

Lo que las actas no dicen: El pueblo (en nombre del cual se hacía la Revolución) ausente. El ayuntamiento obligado a punta de pistola por French, Beruti y los demás "infernales", y bajo la amenaza de Saavedra de hacer intervenir al Cuerpo de Patricios. Los apoyos navales británicos para impedir una intervención desde Montevideo, aún leal. Las ilegales expediciones "auxiliadoras" para someter a las provincias a la voluntad de los comerciantes porteños.



Acta del 25 de Mayo.
Documentos Escritos. Sala X 28-1-17

Transcripción:

Acuerdo del 25 de Mayo de 1810.

"En la muy Noble y muy Leal Ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires, a 25 de Mayo de 1810; los Señores del Exmo. Cabildo, Justicia y Regimiento, a saber: D. Juan José de Lezica y D. Martín Gregorio Yaniz, Alcaldes ordinarios de primero y segundo voto; Regidores D. Manuel Mancilla, Alguacil Mayor; D. Manuel José de Ocampo; D. Juan de Llano; D. Jaime Nadal y Guarda; D. Andrés Domínguez; D. Tomás Manuel de Anchorena; D. Santiago Gutiérrez; y el Dr. D. Julián de Leiva, Síndico Procurador general; se enteraron de una representación que han hecho a este Exmo. Cabildo un considerable número de vecinos, los Comandantes, y varios oficiales de los cuerpos voluntarios de esta capital, por si y a nombre del pueblo; en que, indicando haber llegado a entender que la voluntad de este resiste la Junta, y Vocales que este Excmo. Ayuntamiento se sirvió erigir, y publicar a consecuencia de las facultades que se le confirieron en el Cabildo abierto de 22 del corriente; y porque puede, habiendo reasumido la autoridad y facultades que confirió, y mediante la renuncia que ha hecho el Señor Presidente nombrado y demás Vocales, revocar y dar por de ningún valor la Junta erigida y anunciada con el Bando de ayer, 24 del corriente; la revoca y anula, y quiere que este Exmo. Cabildo proceda á hacer nueva elección de Vocales que hayan de constituir la Junta de Gobierno, y han de ser los Señores D. Cornelio de Saavedra, Presidente de dicha Junta, y Comandante general de Armas, el Dr. D. Juan José Castelli, el Dr. D. Manuel Belgrano, D. Miguel Azcuenaga, Dr. D. Manuel Alberti, D. Domingo Mateu, y D. Juan Larrea, y Secretarios de ella los Doctores Don Juan José Passo, y D. Mariano Moreno, cuya elección se deberá manifestar al pueblo por medio de otro bando público; entendiéndose ella bajo la expresa y precisa condición de que, instalada la Junta, se ha de publicar en el término de 15 días una expedición de 500 hombres para auxiliar las provincias interiores del reino, la cual haya de marchar a la mayor brevedad, costeándose ésta con los sueldos del Exmo. Sr. D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, Tribunales de la Real Audiencia Pretorial, y de Cuentas, de la Renta de tabacos con lo demás que la Junta tenga por conveniente cercenar, en inteligencia, que los individuos rentados no han de que dar absolutamente incongruos, porque ésta es la manifiesta voluntad del pueblo. Y los Señores, habiendo salido al balcón de estas casas capitulares, y oído que el pueblo ratificó por aclamación el contenido de dicho pedimento o representación, después de haberse leído por mi en altas e inteligibles voces, acordaron que debían mandar y mandaban se erigiese una nueva Junta de Gobierno compuesta de los Señores expresados en la representación de que se ha hecho referencia, y en los mismos términos, que de ella aparece, mientras se erige la Junta general del Virreinato: Lo segundo: que los Señores, que forman la precedente corporación comparezcan sin pérdida de momentos en esta Sala Capitular á prestar el juramento de usar bien y fielmente sus cargos, conservar la integridad de esta parte de los dominios de América á nuestro Amado Soberano el Señor D. Fernando VII, y sus legítimos sucesores, y observar puntualmente las Leyes del Reino. Lo tercero: que luego que los referidos Señores presten el juramento sean reconocidos por depositarios de la autoridad superior del Virreinato, por todas las corporaciones de esta capital, y su vecindario, respetando y obedeciendo todas sus disposiciones, hasta la congregación de la Junta general del Virreinato, bajo las penas que imponen las Leyes á los contraventores. Lo cuarto: que la Junta ha de nombrar quien deba ocupar cualquiera vacante por renuncia, muerte, ausencia, enfermedad, ó remoción. Lo quinto: que aunque se halla plenísimamente satisfecho de la honrosa conducta, y buen procedimiento de los SS mencionados, sin embargo, para satisfacción del Pueblo, se reserva también estar muy á la mira de sus operaciones y caso no esperado, que faltasen á sus deberes, proceder á la deposición con causa bastante, y justificada, reasumiendo el Excmo. Cabildo para este solo caso la Autoridad que le ha conferido el pueblo. Lo sexto: que la nueva Junta ha de celar so sobre (sic) el orden y la tranquilidad pública, y seguridad individual de todos los vecinos, haciéndosele, como desde luego se le hace, responsable de lo contrario. Lo séptimo: que los referidos Señores se componen la Junta provisoria, queden excluidos de ejercer el poder judiciario, el cual se refundirá en la Real Audiencia, a quien se pasarán todas las causas contenciosas, que no sean de gobierno. Lo octavo: que esta misma Junta ha de publicar todos los días primeros del mes un Estado en que se dé razón de la administración de Real Hacienda. Lo nono: que no pueda imponer contribuciones, ni gravámenes al pueblo: ó sus vecinos, sin previa consulta y conformidad de este Exmo. Cabildo. Lo décimo: que los referidos Señores despachen sin pérdida de tiempo órdenes circulares á los Jefes de lo interior, y demás á quienes corresponda, encargándoles muy estrechamente, y bajo de responsabilidad, hagan que los respectivos Cabildos de cada uno, convoquen por medio de esquelas la parte principal, y mas sana del vecindario, para que formando un Congreso de solos los que en aquella forma hubiesen sido llamados, elijan sus Representantes, y estos hayan de reunirse á la mayor brevedad en esta Capital, para establecer la forma de gobierno que se considere mas conveniente. Lo undécimo: que elegido así el Representante de cada ciudad, ó villa, tanto los electores, como los individuos capitulares le otorguen poder en pública forma, que deberán manifestar cuando concurran á esta Capital, á fin de que se verifique su constancia; jurando en dicho poder no reconocer otro soberano que al Sr. D. Fernando VII y sus legítimos sucesores, según el órden establecido por las leyes y estar subordinado al gobierno que legítimamente les represente. Cuyos capítulos mandan se guarden y cumplan precisa, y puntualmente, reservando á la prudencia y discreción de la misma Junta el que tome las medidas mas adecuadas, para que tenga debido efecto lo determinado en el artículo diez, como también el que designe el tratamiento, honores, y distinciones del Cuerpo, y sus individuos, y que para que llegue a noticia de todos, se publique esta acta por bando inmediatamente, fijándose en los lugares acostumbrados. Y lo firmaron de que doy fé. Juan José Lezica; Martín Gregorio Yaniz; Manuel Mancilla; Manuel José de Ocampo; Juan de Llano; Jaime Nadal y Guarda; Andrés Domínguez; Tomas Manuel de Anchorena; Santiago Gutiérrez; Dr. Julián Leiva; Licenciado D. Justo José Núñez, escribano público y de Cabildo.



ACTA DE LA INSTALACION DE LA JUNTA

En la muy Noble y muy Leal ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires, a 25 de Mayo de 1810, sin haberse separado en la Sala Capitular los Señores del Excmo. Cabildo, se colocaron á la hora señalada bajo de docel, con sitial por delante, y en él la imagen del Crucifijo y los Santos Evangelios y comparecieron los Señores Presidente y Vocales de la nueva Junta Provisoria gubernativa, D. Cornelio de Saavedra, Dr. D. Juan José Castelli, Licenciado D. Manuel Belgrano, D. Miguel de Azcuénaga, Dr. D. Manuel Alberti, D. Domingo Mateu y D. Juan Larrea; y los Señores Secretarios Dr. D. Juan José Passo y Dr. D. Mariano Moreno, quienes ocuparon los respectivos lugares que les estaban preparados, colocándose en los demás los Prelados, Jefes, Comandantes y personas de distinción que concurrieron. Y habiéndose leído por mi, el actuario, la acta de elección, antes de jurar expuso el Sr. Presidente electo, que en el día anterior había hecho formal renuncia del cargo de Vocal de la primera Junta establecida, y que solo por contribuir a la tranquilidad pública y á la salud del pueblo, admitía el que se le conferían de nuevo, pidiendo se sentase en el Acta esta su exposición: seguidamente hincado de rodillas, y poniendo la mano derecha sobre los Santos Evangelios prestó juramento de desempeñar legalmente el cargo, conservar íntegra esta parte de América á nuestro Augusto Soberano el Sr. Don Fernando VII, y sus legítimos sucesores, y guardar puntualmente las leyes del Reino. Lo prestaron en los mismos términos los demás Señores Vocales por su orden, y los Señores Secretarios contraído el exacto desempeño de sus respectivas obligaciones: habiendo expresado el Sr. Don Miguel de Azcuénaga, que admitía el cargo de vocal de la Junta, para que por el Excmo. Cabildo, y por una parte del pueblo había sido nombrado en este día, atento al interés de su bien orden, y tranquilidad: más que debiendo ser la opinión, no solo del Exmo. Cabildo, sino la universal de todo el vecindario, pueblo, y partidos de su dependencia, pedía se tomara la que faltase y la represente; para la recíproca confianza, y seguridad de validez de todo procedimiento. Finalizada la ceremonia dejó el Excmo. Cabildo el lugar que ocupaba bajo el docel y lo tomaron los Señores Presidente y Vocales de la Junta; y el Sr. Presidente exhortó al concurso, y al pueblo a mantener el orden, la unión, y la fraternidad como también á guardar respeto, y hacer el aprecio debido de la persona del Excmo. Sr. Don Baltazar Hidalgo de Cisneros, y toda su familia; cuya exhortación repitió en el balcón principal de las casas capitulares, dirigiéndose a la muchedumbre del Pueblo que ocupaba la plaza. Con lo que se concluyó la acta de instalación, retirándose dicho Sr. Presidente, y demás Señores Vocales, y Secretarios á la Real Fortaleza por entre un inmenso concurso con repiques de campanas, salva de artillería en aquella, adonde no paso por entonces el Excmo. Cabildo, como lo había ejecutado la tarde de la instalación de la primera Junta, a causa de la lluvia que sobrevino, y de acuerdo con los Señores Vocales, reservando hacer el cumplido el día de mañana y lo firmaron de que doy fé Juan José Lezica; Martin Gregorio Yaniz; Manuel Mancilla; Manuel José de Ocampo; Juan de Llano; Jaime Nadal y Guarda; Andrés Domínguez; Tomas Manuel de Anchorena; Santiago Gutiérrez; Dr. Julián Leiva; Cornelio de Saavedra; Dr. Juan José Castelli; Manuel Belgrano; Miguel de Azcuénaga; Dr. Manuel Alberti; Domingo Mateu; Juan Larrea; Dr. Juan José Passo; Dr. Mariano Moreno; Licenciado Don Justo José Núñez, escribano público y de Cabildo."

Fuente: AGN

miércoles, 24 de mayo de 2017

El "árbol genealógico" de los humanos podría ser más complejo de lo que se creía

Un reciente descubrimiento indica que es posible que los homínidos primitivos hayan convivido en África con el hombre moderno



Los homínidos primitivos quizás cohabitaron en África con los primeros hombres modernos, según un estudio científico dado a conocer hoy. El descubrimiento complica un poco más el "árbol genealógico" de la especie humana.

Analizando los fósiles hallados en 2013 en una caverna en Maropeng, cerca de Johannesburgo, los científicos creen que estos homínidos, llamados Homo naledi, primos lejanos del hombre, vivieron allí hace entre 200.000 y 300.000 años, en el mismo periodo en que ya existían los primeros Homo sapiens.

 2015, el polémico paleontólogo estadounidense Lee Berger saltó a las portadas de la prensa mundial anunciado el descubrimiento en Maropeng de una importante colección de 1.500 huesos que pertenecieron a unos 15 homínidos de un tipo hasta ahora desconocido.

Su estudio reveló la existencia del Homo naledi, un humanoide sorprendente, dotado al mismo tiempo de características de viejas especies con millones de años, como un pequeño cerebro, y de otras más recientes, como pies para andar y manos capaces de sujetar herramientas.

En un primer momento Lee Berger, profesor de la universidad de Witwatersrand, incluyó su descubrimiento en el género Homo, el del hombre moderno, pero por falta de datación fue muy criticado por su colegas. Hoy, Berger y su equipo desvelaron la datación de los huesos, que sitúan a los Homo naledi en un periodo comprendido entre hace 335.000 y 236.000 años.

"Son sorprendentemente jóvenes", explicó Berger a la prensa, "tenemos una especie primitiva que quizás sobrevivió durante millones de años y que hasta ahora era invisible". No es la primera vez que se registran casos de cohabitación entre especies, pero nunca en África. En Europa sí se sabe que antes de desaparecer, hace 30.000 años, el hombre de Neandertal convivió con el Homo sapiens.

"En África, en las últimas etapas de nuestra evolución, hubo una diversidad de especies que nadie se esperaba", explicó John Hawks, de la universidad de Wisconsin, otro miembro del equipo científico. "El árbol de nuestra familia tiene muchas ramas y no fue hasta hace muy poco que se impuso una sola", recordó por su parte Paul Dirks, de la universidad australiana John Cook. "La datación de estos fósiles sugiere numerosas posibilidades de intercambio (...) entre el Homo naledi y el Homo sapiens", aseguró.

Ante la prensa, también se anunció el descubrimiento de otra colección de fósiles de Homo naledi en una caverna próxima a donde se hallaron los primeros. Entre ellos hay un esqueleto bastante completo, con un cráneo bien conservado, apodado "neo" ("regalo" en sesotho, la lengua local).

Una vista general del esqueleto apodado "neo". AFP
Frente a las críticas, Lee Berger asegura que el Homo naledi ("estrella" en sesotho) "es definitivamente una nueva especie". El paleontólogo ya se vio inmerso en otra polémica, cuando descubrió los primeros huesos. Entonces afirmó que la presencia de huesos en una caverna casi inaccesible significaba que se trataba de una tumba y que los Homo naledi practicaban ritos funerarios, algo que hasta ahora solo se atribuía a los hombres modernos.

Esa hipótesis desató el sarcasmo entre sus colegas científicos, pero Berger insistió de nuevo en ella, asegurando que el camino que lleva a la segunda caverna es igual de estrecho que el de la primera. "Eso refuerza, creo, la idea de que el Homo naledi utilizaba esta caverna para un objetivo preciso y potencialmente (...) que el Homo naledi enterraba ahí sus muertos", aseguró. Sus descubrimientos están publicados en la revista científica eLife y Berger recordó que están abiertos a cualquier tipo de crítica.

martes, 23 de mayo de 2017

Afirman que los hombres y los simios se separaron antes de lo pensado

Lo revelaron dos estudios publicados en la revista Plos One. Y afirman que el nuevo linaje nació en Europa y no en África como se creía

Una réplica del cráneo del homo naledi, uno de los homínidos que
habrían convivido con los primeros humanos. AFP
La evolución divergente entre los simios y los humanos se habría producido antes de lo que se pensaba en el continente europeo y no en África, según un nuevo análisis de dos fósiles de homínidos con 7,2 millones de años de antigüedad encontrados en los Balcanes.

El hallazgo, objeto de dos estudios publicados hoy en la revista estadounidense PLoS One, apoya la teoría según la cual el linaje humano se separó del de los chimpancés en el este de la cuenca mediterránea, y no en el continente africano como se suele creer.

Los chimpancés son los primos vivos más cercanos de los seres humanos, con los que compartimos más del 95% de los genes. Encontrar en la evolución el último ancestro común de las dos especies es la cuestión central y la más debatida en la paleoantropología.

Los científicos avanzaron hasta ahora la hipótesis de que ambos linajes divergieron en un período que se remonta a entre 5 y 7 millones de años y que el primer prehumano apareció en África.

Pero nuevos análisis con tecnologías sofisticadas de estos dos fósiles de homínidos Graecopithecus freybergi conocidos desde hace décadas -la parte inferior de una mandíbula encontrada en Grecia y un premolar superior desenterrado en Bulgaria- llevaron a los investigadores a concluir que pertenecen a una especie de homínidos prehumanos.

Recurriendo a la tomografía computarizada, una nueva técnica de imagen, el equipo internacional de investigación pudo visualizar las estructuras internas de los fósiles y demostró que las raíces de los premolares estaban parcialmente fusionadas.

"Mientras que en los simios las dos o tres raíces de los molares están claramente separadas o divergen, en el Graecopithecus convergen y están parcialmente fusionadas, una característica típica en los humanos modernos y antiguos y en varios homínidos prehumanos, incluyendo el Ardipithecus y el Australopithecus", explicó Madelaine Böhme, profesora del Centro Senckenberg de la evolución humana de la Universidad de Tubinga en Alemania, una de las principales autoras de esta investigación.

"Nos quedamos sorprendidos con estos resultados, pues los homínidos prehumanos conocidos hasta ahora habían sido encontrados solamente en el África subsahariana", señaló Jochen Fuss, un investigador de la Universidad de Tubinga, que participó en el estudio.

Además, el Graecopithecus es cientos de miles de años más antiguo, como el más antiguo de otros homínidos potencialmente pre-humanos descubierto en Chad, el Sahelanthropus, que data de 6 a 7 millones de años más.

Cráneo de un Sahelanthropus. AP
Los investigadores fecharon los sedimentos de los sitios en Grecia y en Bulgaria, donde fueron encontrados los dos fósiles Graecopithecus, en 7,24 y 7,17 millones de años respectivamente.

"Esta datación nos permite situar la separación entre los humanos y los chimpancés en la región del Mediterráneo", señala David Begun, profesor de paleoantropología en la Universidad de Toronto, otro de los principales autores del trabajo.

Los científicos destacan además que la evolución de los homínidos prehumanos podría haber resultado de los cambios en el medio ambiente.

El equipo dirigido por la profesora Böhme también mostró que la formación del desierto del Sahara se remonta a más de siete millones de años. "Estos datos indican por primera vez una extensión del Sahara hace 7,2 millones de años", dijeron los investigadores de la Universidad de Tubinga.

"Este ecosistema corresponde perfectamente con los fósiles de jirafas, de gacelas, de antílopes y de rinocerontes actualizados con los de Graecopithecus", apuntaron los científicos.

"La formación de un desierto en el norte de África existe hace más de 7 millones de años y la propagación de la sabana en el sur de Europa podría haber tenido un papel en la divergencia entre el linaje humano humano y el de los chimpancés", advierte Böhme.

Fuente: AFP