jueves, 29 de septiembre de 2016

Repositorio del Archivo Histórico Diocesano de Madrid

Este es un servicio digital que recopila, preserva y distribuye material digital. Los repositorios son herramientas importantes para preservar el legado de una organizacion, y facilitan la preservacion digital y la comunicacion cientifica. El interés, cada vez mayor, de los investigadores, los cambios producidos en lasociedad, las nuevas tecnologías de la información, la sustitución del documento tradicional por documentos en distintos soportes, suponen nuevos retos para la buena conservación y gestión de la información de unos y otros contenida en todos los archivos. En este sentido, las instituciones eclesiales están empeñadas en una nueva política archivística que unifique criterios, planifique la gestión integral de los archivos existentes en la Diócesis de Madrid, al tiempo que se cree un ámbito competencial y operativo en el que dicha gestión pueda realizarse, según las normas del derecho canónico y la legislación vigente.



La Archidiócesis de Madrid ha tenido y tiene un interés especial en mantener la memoria viva de su historia. Patrimonio cultural y testimonio de la labor pastoral que la Iglesia ha realizado en Madrid. La historia de la Diócesis de Madrid ha estado íntimamente unida a la historia de la villa y corte, de ahí la importancia de los documentos que se custodian en los Archivos diocesanos y el deber de conservarlos y ponerlos al servicio de la investigación histórica, de tal forma que el Patrimonio documental de la Archidiócesis de Madrid se convierta en «un limpio testimonio y un signo auténtico de amor a la verdad, que es, por esto mismo, amor al hombre y amor a Dios»

Se pueden consultar

1. Expedientes Matrimoniales de la Diócesis de Madrid-Alcalá
2. Parroquias de Madrid y su partido 


miércoles, 28 de septiembre de 2016

Las personas con ojos azules descienden de un solo antepasado que vivió hace 6.000 años

La causa de los ojos azules fue una única mutación genética sufrida por un solo individuo hace entre 6.000 y 10.000 años, según ha concluido el profesor Hans Eiberg, de la Universidad de Copenhague, tras más de 10 años de investigaciones.

Paul Newman
Este hecho sucedió, curiosamente, al noroeste del mar Negro, según Eiberg, quien explica que "dado que es un gen recesivo, no fue hasta varias generaciones después cuando nació una persona con los ojos azules", lo que redujo en los nuevos "mutantes" el riesgo degenerativo de la endogamia.

Hoy en día, las 150 millones de personas con este color de ojos demuestran el éxito genético que la nueva tonalidad obtuvo, y que su posesión, originalmente exclusiva de la raza caucásica, ha trascendido gracias al mestizaje.

El profesor, que trabaja en el departamento de Medicina Molecular y Celular de la Universidad de Copenhague, reconoce que "desde hace años, especialmente en los últimos 12 meses, estábamos buscando la información genética responsable del color de ojos" y no ha sido hasta ahora cuando han llegado a resultados concluyentes.

La investigación se inició en 1996 y "comenzó estudiando 50 genes distintos" en busca de una explicación, que se halló finalmente de manera muy focalizada: "La gran sorpresa fue encontrar la causa de todo en un solo gen", resume el doctor danés.

La mutación no representa ninguna ventaja o desventaja desde el punto de vista de la genética

La clave, según sus estudios, está en el 'OCA2', un gen relacionado con la producción de melanina que, originalmente, puede dosificar su cantidad dentro del espectro entre el marrón -el color predefinido para el ser humano- y el verde, pero nunca para el azul.

Pero una mutación en un gen adyacente al 'OCA2' provocó que éste, puntualmente, viera condicionada su acción y, en consecuencia, su capacidad para producir la melanina que se traduce en los ojos marrones, según Eiberg.

Esta "desconexión", como el estudio dice, del color marrón hasta convertirlo en azul se produjo en la zona caucásica, donde la población agrícola comenzó a emigrar hacia el norte y llegó a Europa.

Además, dice el científico, "siempre es más popular el color que escasea". "Sólo hay que meterse en Google y ver una encuesta para descubrir que el 50% de la gente se siente más atraída por el color azul", reconoce el profesor danés.

La manifestación del iris azul es, no obstante, una muestra moderada y específica de lo que este gen mutado puede hacer al neutralizar la melanina, puesto que en su expresión más radical inhibe totalmente la acción del 'OCA2' y tiene como consecuencia el albinismo.

Pero por mucho que algunas de las miradas más cinematográficas del séptimo arte, como la de Paul Newman o Greta Garbo, fueran de este color, "las personas con ojos azules tienen una diferencia mínima en la secuencia del ADN" que no tiene repercusión más allá de esa pequeña variación física, aclara Eiberg, tras haber realizado estudios en personas danesas, jordanas y turcas.

"No es una mutación positiva ni negativa", explica el estudio, "y no reduce ni aumenta las posibilidades de supervivencia", aunque es verdad que "la alta frecuencia de los ojos azules en los individuos de Escandinavia (...) indica la selección positiva de este fenotipo en un área concreta".

Ahora, mientras anuncia que su descubrimiento también puede tener aplicaciones médicas en "los tratamientos para el cáncer, pues toda modificación genética es relevante para entender la enfermedad", Eiberg admite que su relación con el color azul, tras publicar su estudio en 'Human Genetics', ha terminado. "Hay muchos investigadores interesados en estos momentos en el color azul, así que ahora intentaré entender mejor los ojos verdes", concluye.

Fuente: ABC.es

martes, 27 de septiembre de 2016

¿Por qué las enfermedades americanas no aniquilaron a los conquistadores europeos?

Hace un par de semanas, volvió a surgir en España el debate de vacuna sí, vacunas no, cuando un niño de seis años cayó enfermo por difteria, el primer caso en este país en casi 30 años. Como no podía ser de otra manera, me enzarcé en un largo debate al respecto en uno de los muchos grupos de Facebook y, como también fue inevitable, la conversación derivó poco a poco hasta terminar en el tema que revisaremos hoy en esta entrada, las enfermedades.



Creo que la mayoría de lectores estará al tanto del nocivo efecto que tuvieron las enfermedades llevadas por los europeos al nuevo continente para la salud de los nativos. Se calcula que entre el 90 y el 95% de la población indígena pereció en las primeras décadas de la conquista, principalmente a causa de la viruela, una enfermedad altamente contagiosa que en aquel entonces nadie entendía, muchos menos su cura.

Sin embargo, relativamente pocos europeos sucumbieron a las enfermedades americanas, salvo por el sífilis. Uno de los comentaristas con los que me topé preguntó por qué este había sido el caso, en un tiempo en el que las vacunas no existían. En un primer momento, no se me ocurrió una respuesta válida, pero consultándolo con la almohada, con un alumno que es médico y otras fuentes, me vinieron a la mente varias explicaciones.

La respuesta simplista a la pregunta sería que el sistema inmune de los europeos estaba mejor preparado para luchar contra patógenos extraños que el de los americanos. No es que los últimos fuesen más débiles o fuesen de una raza inferior, pues bien sabemos que razas humanas sólo hay una y que todos descendemos de una misma madre ancestral. Pero por alguna razón, o varias, para el siglo XV de nuestra era los habitantes del viejo continente ya habían desarrollado la protección necesaria contra muchas enfermedades, y todo por un tema fortuito geográfico e histórico que ya hemos discutido en el tema de la superioridad militar.

Enfermedades, Origen e Inmunidad.

Mucho tiene que ver con el proceso de contagio y el desarrollo de la inmunidad, factores ligados intrínsecamente. Debemos subrayar que, en muchos casos, los agentes patógenos proceden de los animales. No basta el contacto casual y esporádico, sino extenso en el tiempo y el alcance, como sucedió en el caso de aquellos pueblos que desde aproximadamente el año 9.000 a. de C. habían domesticado a un gran número de animales para su consumo y compañía.

Vacas, ovejas, cabras, caballos y perros se convirtieron en fuente de alimento y otros recursos para las culturas que terminaron poblando Europa, el Medio Oriente y África. En un principio, las enfermedades transmitidas por los animales a los humanos sí que tuvieron un efecto mortal, pero con el tiempo y el cambio generacional, el porcentaje de inmunes se acrecentó y el de los indefensos disminuyó, hasta un punto en el que los últimos desaparecieron casi por completo.

Por otra parte, los caprichos geográficos quisieron que el continente americano no contara con algunas de esas bestias fácilmente domesticables (con la excepción de los caballos, que fueron exterminados del continente poco después de que llegaran los primeros emigrantes de Asia, y una especie de perro) y al no tener contacto con ellas, no desarrollaron la misma inmunidad que los europeos.

Densidad.

Segundo. Es mucho más fácil que ocurra el contagio en grupos con altas densidades de población, parámetro que Europa cumplía a finales del siglo XV y desde hacía mucho tiempo antes. Por ejemplo, en tiempos del Imperio Romano, la población europea ascendía a casi 40 millones. Mil quinientos años después, América, cuatro veces mayor en área, apenas llegaba a los 20 millones.

En un territorio con alta densidad de población como Europa, simple y llanamente, era mucho más fácil contagiarse que en un continente escasamente poblado como América, y sin contagio, como ya hemos visto, no se puede desarrollar la inmunidad. Es verdad que en Mesoamérica existieron grandes ciudades como la capital Azteca, Tenochtitlán, con casi 100.000 habitantes a la llegada de los españoles. Pero, considerando que todos ellos eran descendientes de un pequeño grupo que apenas se había mezclado con otros, (precisamente porque no había muchos con quien hacerlo), la limitada diversidad genética provocó que el grupo en su conjunto fuese más susceptible a las enfermedades extranjeras.

Contacto y Fraternización

Todo esto está relacionado con el tercer punto, la falta de contacto entre los pueblos. Mientras que en Europa la red de caminos establecida por los romanos hacía que el contacto entre las diferentes naciones y regiones geográficas fuese cuantioso, en América las grandes distancias reducían en mucho la interacción comercial y cultural.

Más aún, la violenta historia de Europa, en guerra permanente durante milenios, sirvió como vehículo para la propagación de enfermedades, y no es que los pueblos americanos no guerrearan, sino que lo hicieron en menor cuantía, y con menos enemigos. Los aztecas lucharon con su vecinos, por supuesto, pero sólo con los inmediatos cercanos, y no contra los Incas, por ejemplo. La distancia era simplemente muy grande.



Como fue, los europeos que en un principio llegaron a América lo hicieron inoculados por milenios de contacto con animales domésticos y con muchos otros pueblos. Las enfermedades habían causado ya muchas muertes en sucesivas epidemias, muy notablemente la de la Peste Bubónica, pero a la vez habían provocado el desarrollo de un sistema inmune contra esas y otras muchas dolencias que les protegió a su llegada al nuevo continente.

Los nativos americanos, casi sin animales domésticos y con una mucho menor densidad de población, no tuvieron la oportunidad de desarrollar la misma inmunidad, hecho que pagaron con un alto precio. Una ironía de la historia, fortuita y sin culpables.

Fuente: Cienciahistórica.com

lunes, 26 de septiembre de 2016

El 'hombre de hielo' rompe su silencio 5.300 años después (AUDIO)

Para poder recrear la voz de la momia Ötzi un grupo de investigadores creó un modelo de su tracto vocal basándose en tomografías computarizadas.



Un grupo de investigadores de la Academia Europea (EURAC) en Bolsano, Italia, ha reconstruido la voz de Ötzi, la momia de la Edad de Bronce, informa el canal Discovery News. Los científicos han presentado su experimento este miércoles en un congreso en Tirol del Sur, en el marco del 25.º aniversario del descubrimiento del 'hombre de hielo'.

Ötzi rompió su silencio con una profunda voz masculina después de 5.300 años, y lo hizo 'pronunciando' las vocales en italiano, como puede oír a continuación.

"No podemos decir que hayamos reconstruido la auténtica voz de Ötzi, ya que nos falta alguna información crucial de la momia. Sin embargo, con dos mediciones, la de la longitud de su tracto vocal y la de sus cuerdas vocales, conseguimos recrear una aproximación bastante fiel de la voz de la momia", afirmó el investigador general del equipo, Rolando Füstös, al canal.

Para llevar a cabo su estudio, los investigadores crearon un modelo de su tracto vocal basándose en las tomografías computerizadas de la momia. Teniendo en cuenta que Ötzi tenía una cabeza bastante grande y un cuerpo delgado, los científicos concluyeron que la voz del 'hombre de hielo' probablemente tuvo la misma frecuencia que la del hombre actual, entre 100 Hz y 150 Hz.



La momia fue descubierta el 19 de septiembre de 1991 por dos alpinistas alemanes, Erika y Helmut Simon, en un glaciar situado entre Austria e Italia a 3.210 metros de altura.

Ötzi, que fue hallado junto con un hacha y un bolso, presenta un total de 61 tatuajes en su cuerpo.
El estudio de la momia ha revelado numerosos detalles, como, por ejemplo, que murió de forma violenta (se encontraron fragmentos de flecha en su pecho).

  1. La momia ha sido 'revivida' por un equipo de científicos que han elaborado una fiel réplica de tamaño natural. Para ver el video haga clic aquí.
  2. El 'hombre de hielo' presenta en su estómago la bacteria Helicobacter pylori de tipo asiático, lo que sugiere que una de las grandes olas migratorias de Oriente Medio hacia Europa fue más reciente de lo que se creía.

Aclaración sobre el listado de apellidos Sefaradíes

En 1492 los judíos de Castilla, Aragón y sus colonias fueron expulsados en el 2014 el gobierno español promulga una ley de reparación histórica para los descendientes de aquellos que fueron expulsados.



Con esta ley empezaron a circular por diversos medios numerosos listados de apellidos, pero sin hacer las aclaraciones correspondientes y generando gran confusión en el asunto, ya que en esta lista figuran apellidos españoles tan comunes como Álvarez, Fernández, García, Sánchez y Ramírez.

Aclaraciones

1. En aquellas épocas con el fin de evitar las persecuciones los sefaradíes adoptaban apellidos españoles

2. El listado fue confeccionado por historiadores y genealogistas españoles con el fin de que aquellas familias que fueron expulsadas puedan identificarse y acceder a los beneficios de la ley, bajo ciertos requisitos

3. NO es un listado de apellidos, sino de familias, esto quiere decir que algunas familias que tienen dichos apellidos tienen antepasados sefaradíes y otras no, para saberlo con exactitud hay que hacer la correspondiente investigación genealógica.

4. Por último los requisitos que establece la ley de reparación histórica para que los sefaradñies puedan acceder a la nacionalida española


  •     Un certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de la residencia habitual.
  •     Apellidos del interesado o el idioma familiar (ladino).
  •     Un certificado de la Federación de Comunidades Judías de España en el que se acredite que el interesado es sefardí.
  •     La inclusión del peticionario o su descendencia directa en las listas de familias sefardíes protegidas por España.
  •     La vinculación o parentesco del solicitante con una persona o familia de las mencionadas en el apartado anterior.


Familias de origen sefaradí

Abad, Abadía, Abarca, Abastos, Abaunza,

Abbot, Abdallá, Abdalah, Abdallah, Abdelnour,

Abdo, Abea, Abel, Abela, Abelado, Abella,

Abellán, Abendaño, Abou, Abraham, Abrahams,

Abrahán, Abrego, Abreu, Abrigo, Abril, Abufelo,

Abugadba, Aburto, Acabal, Acebal, Acedo,

Acevedo, Acosta, Acuña, Adames, Adamis, Adanaque, Adanis, Adis, Aedo,

Agababa, Agámez, Agayón, Agrazal, Agreda, Aguayo, Agudelo, Agüero,

Aguiar, Aguilar, Aguilera, Aguiluz, Aguilve, Aguinaga, Aguirre, Agurto,

Agustín, Ahuja, Ahumada, Aiello, Aiza, Aizprúa, Aizpurúa, Alache, Alama,

Alan, Alani, Alanis, Alanís, Alaniz, Alarcón, Alas, Alavez, Alayón, Alba,

Albarello, Albarracín, Albelo, Albenda, Alburola, Alcaíno, Alcanzar, Alcázar,

Alcazar, Alcibar, Alcócer, Alcóser, Alcóver, Alcózer, Aldana, Aldaña, Aldapa,

Aldecoba, Alderrama, Alegría, Alejos, Alemán, Alexander, Alexandre, Alfaro,

Alfonso, Algaba, Alguera, Aliaga, Alicama, Alier, Alizaga, Allan, Allon,

Alluín, Almanza, Almanzar, Almanzo, Almaraz, Almazan, Almeida,

Almendares, Almendárez, Almendáriz, Almengor, Almonte, Aloisio, Aloma,

Alomar, Alonso, Alonzo, Alpírez, Alpízar, Altamirano, Altenor, Alterno,

Altino, Altonor, Alva, Alvarado, Alvarenga, Alvares, Álvarez, Alvaro, Alvear,

Alverde, Alvergue, Alvir, Alzate, Amado, Amador, Amalla, Amaris, Amaya,

Amor, Amora, Amores, Amoros, Ampie, Ampié, Ampiée, Ampiee, Anaya,

Anchetta, Anchez, Anchía, Anchieta, Andia, Andino, Andrade, André, Andrés,

Andujar, Andújar, Andujo, Angele, Angelini, Anglada, Angulo, Anice, Anjos,

Ansorena, Antelo, Antero, Antezana, Antich, Antillón, Antón, Antúnez,

Anzora, Aparicio, Apolinar, Apollonio, Aponte, Aquiles, Aquino, Aragón,

Aragones, Aragonés, Araica, Arana, Arancibia, Aranda, Arando, Arango,

Aranjo, Araque, Arata, Araujo, Araus, Arauz, Araya, Arbaiza, Arballo, Arbelo,

Arbizu, Arbizú, Arboleda, Arburola, Arca, Arcarate, Arce, Arceyudh, Arceyut,

Arceyuth, Arcia, Arcía, Arciniegas, Ardila, Ardín, Ardón, Ardonnix, Areas,

Arellano, Arena, Arenas, Arévalo, Argudo, Arguedas, Argüelles, Argüello,

Argueta, Arguijo, Arias, Ariasdes, Arica, Arie, Ariño, Arispe, Arista, Ariza,

Arjona, Armada, Armas, Armenta, Armento, Armeras, Armesto, Armijo,

Arnáez, Arnau, Arnesto, Anuelo, Arnuero, Arone, Arosemena, Arquín,

Arrazola, Arrea, Arredondo, Arreola, Arriaga, Arriagada, Arrieta, Arriola,

Arrocha, Arroliga, Arrollo, Arrone, Arrones, Arronés, Arronez, Arronis,

Arroniz, Arroyave, Arroyo, Arrubla, Artavia, Arteaga, Artecona, Artiaga,

Artiga, Artiles, Artiñano, Artola, Artolozaga, Aruj, Aruizu, Arze, Arzola,

Ascante, Ascencio, Asch, Asencio, Asero, Así, Asís, Aspirita, Astacio, Astete,

Astorga, Astorquiza, Astúa, Asturias, Asunción, Asusema, Atehortúa, Atein,

Atencio, Atensio, Atiensa, Atienza, Augusto, Ávalos, Avelar, Avellán,

Avendaño, Ávila, Avilés, Avilez, Ayala, Ayales, Ayara, Ayarza, Aybar,

Aycinena, Ayerdis, Aymerich, Azar, Azaria, Asofeifa, Azqueta, Azua, Azúa,

Azuar, Azucena, Azul, Azuola, Azurdia.

Babb, Babar, Baca, Bacca, Bacigalupo,

Badilla, Bado, Báez, Baeza, Baidal, Bairnales,

Baizan, Bajarano, Balarezo, Baldares, Balday,

Baldelomar, Balderas, Balderrama, Balderramos,

Baldí, Baldi, Baldioceda, Baldivia, Baldizón,

Balladares, Ballar, Ballard, Ballester, Ballestero,

Ballesteros, Ballón, Balma, Balmaceda, Balmacera,

Balon, Balser, Baltodano, Banegas, Banet, Banilla, Baños, Bañuelos,

Baquedano, Baquero, Baradín, Baraen, Barahoma, Barahona, Barajas,

Baraquiso, Barat, Barba, Barbagallo, Barbagebra, Bárbara, Barbena, Barben,

Barberena, Barbosa, Barboza, Barcelas, Barcelata, Barcenas, Barcia, Bardayan,

Barguil, Barillas, Barletta, Baro, Barón, Barquedano, Barquero, Barquette,

Barra, Barracosa, Barrante, Barrantes, Barraza, Barreda, Barrenechea, Barrera,

Barrero, Barreto, Barrias, Barrientos, Barriga, Barrio, Barrionuevo, Barrios,

Barroso, Barrot, Barrott, Barrundia, Barsallo, Bart, Bartal, Barteles, Bartels,

Barth, Barvas, Baruch, Basadre, Basán, Basilio, Basti, Bastida, Bastos, Bastti,

Batalla, Batán, Batista, Batres, Bautista, Bauzid, Baviera, Bayo, Bazán, Bazo,

Beatriz, Becancur, Becerra, Becerril, Bedolla, Bedoya, Beeche, Beeché,

Beingolea, Beita, Bejarano, Bejos, Bel, Belette, Belgrave, Bellanero, Bellido,

Bello, Belloso, Belmonte, Beltrán, Beltre, Benach, Benambourg, Benambugr,

Benambur, Benavente, Benavides, Benavídez, Benda, Bendaña, Bendig,

Bendij, Benedictis, Beneditt, Benevides, Bengoechea, Benites, Benítez, Benito,

Benzón, Berasaluce, Berciano, Berdasco, Berdugo, Berenzón, Bermejo,

Bermeo, Bermudes, Bermúdez, Bernadas, Bernal, Bernardo, Bernat, Berrios,

Berríos, Berrocal, Berrón, Bertel, Bertrán, Betancort, Bentancourt,

Betancourth, Betancur, Betancurt, Beter, Beteta, Bethancourt, Betrano, Better,

Biamonte, Binda, Blanco, Blandino, Blando, Blandón, Blau, Blum, Bobadilla,

Bodán, Bogán, Bogantes, Bogarín, Bohorguez, Bohorquez, Bojorge, Bolaños,

Bolívar, Bonice, Boniche, Bonichi, Bonilla, Borbas, Borbón, Borda, Bordallo,

Borge, Borges, Borja, Borjas, Borjes, Borloz, Borras, Borrasé, Borredo,

Borrero, Bosque, Botero, Boza, Bran, Bravia, Bravo, Brenes, Breve, Briceño,

Brilla, Briones, Brito, Brizeño, Brizuela, Buencamino, Buendía, Bueno, Bueso,

Buezo, Buga, Bugarín, Bugat, Bugria, Burgos, Burguera, Burgues, Burillo,

Busano, Bustamante, Bustillo, Bustillos, Busto, Bustos, Buzano, Buzeta, Buzo.

Caamano, Caamaño, Cabada, Cabadianes,

Cabal, Cabalceta, Caballero, Cabana, Cabaña,

Cabeza, Cabezas, Cabistán, Cabral, Cabrera,

Cabrerizo, Cáceres, Cadenas, Cadet, Cageao,

Caicedo, Cairol, Cajas, Cajiao, Cajina, Cala,

Calatayud, Calazán, Calcáneo, Caldas, Caldera,

Calderón, Calero, Caliva, Calix, Calle, Calleja, Callejas, Callejo, Calles, Calvo,

Calzada, Camacho, Camaño, Camarena, Camareno, Camarillo, Cambronero,

Camona, Campabadal, Campabadall, Campodónico, Campos, Canales,

Canalias, Canas, Candamo, Candelaria, Candelario, Canejo, Canessa, Canet,

Canetta, Canizales, Canizález, Canizares, Canno, Cano, Canossa, Cantarero,

Cantero, Cantillano, Canto, Cantón, Cañas, Cañizales, Cañizález, Capón,

Carabaguias, Carabaguiaz, Caranza, Caravaca, Carazo, Carbalda, Carballo,

Carbonell, Carbonero, Carcache, Carcachi, Cárcamo, Carcedo, Carcía,

Cárdenas, Cárdenes, Cardona, Cardos, Cardoso, Cardoza, Cardoze, Cares,

Carias, Caridad, Carit, Carlos, Carmiol, Carmona, Carnero, Caro, Carpio,

Carranza, Carrasco, Carrasquilla, Carreño, Carrera, Carreras, Carrillo, Carrión,

Carrizo, Carro, Cartagena, Cartago, Cartín, Carvajal, Carvalho, Carvallo, Casa,

Casaca, Casafont, Casal, Casanova, Casañas, Cásares, Casas, Casasnovas,

Casasola, Cascante, Casco, Casorla, Cassasola, Cásseres, Castaneda,

Castañeda, Castañedas, Castaño, Castañón, Castaños, Castelán, Castellano,

Castellanos, Castellón, Casteñeda, Castiblanco, Castilla, Castillo, Castro,

Catania, Cateres, Catón, Cavalceta, Cavaller, Cavallo, Cavanillas, Cavazos,

Cavero, Cazanga, Ceba, Ceballos, Ceciliano, Cedeño, Cejudo, Celada,

Celedón, Celís, Centella, Centeno, Cepeda, Cerceño, Cerda, Cerdas, Cerna,

Cernas, Cerón, Cerpas, Cerros, Cervantes, Cervilla, Céspedes, Cevallos,

Cevedo, Cevilla, Chabrol, Chacón, Chamarro, Chamorro, Chanquín, Chanta,

Chanto, Chavarría, Chavera, Chaverri, Chaves, Chávez, Chavira, Cheves,

Chévez, Chica, Chicaiza, Chicas, Chilquillo, Chinchilla, Chinchillo, Chirino,

Chirinos, Chocano, Choza, Cid, Cifuentes, Cintrón, Cisar, Cisne, Cisnero,

Cisneros, Cisternas, Claro, Cleves, Cobaleda, Coe, Coello, Coen, Cohen,

Coles, Colina, Colindres, Collado, Collina, Colom, Coloma, Colombo,

Colomer, Concepción, Concha, Conde, Condega, Condes, Conedo, Conejo,

Congosto, Conte, Contreras, Corales, Corao, Cordeiro, Cordero, Cordido,

Córdoba, Cordón, Cordonero, Córdova, Cordoze, Corea, Corella, Cornavaca,

Cornejo, Corona, Coronado, Coronas, Coronel, Corrales, Correa, Corredera,

Corro, Corta, Cortaberría, Cortés, Cortez, Cortinez, Cortissoz, Corvera, Cosio,

Cosiol, Cosme, Cossio, Costa, Cotera, Coto, Crespo, Crispín, Crispino, Cruces,

Cruz, Cuadra, Cuadrado, Cuan, Cuaresma, Cuarezma, Cuarta, Cubas, Cubenas,

Cubero, Cubías, Cubias, Cubilla, Cubillo, Cubillos, Cubria, Cuebas, Cuellar,

Cuéllar, Cuello, Cuenca, Cuendis, Cuernavaca, Cuervo, Cuesta, Cueva,

Cuevas, Cuevillas, Cunill, Cunillera, Curbelo, Curco, Curdelo.

Da Costa, Da Silva, Dacosta, D’Acosta,

Dalorso, Dalorzo, Dalsaso, Damaceno, Damito,

Daniel, Daniels, Dapuerto, Dapueto, Darce, Darche,

Darcia, Darío, Dasadre, Dasilva, Dávalos, David,

Dávila, Davis, D’Avola, De Abate, De Aguilar, De

Alba, De Alvarado, De Benedictis, De Briones, De

Camino, De Castro, De Céspedes, De Espeleta, De Ezpeleta, De Falco, De

Faria, De Franco, De Jesús, De Jorge, De Juana, De La Cruz, De La Cuesta,

De La Espriella, De La Fuente, De La Garza, De La Guardia, De La Herran,

De La Hormaza, De La Jara, De La Mata, De La Nuez, De La O, De La Osa,

De La Ossa, De La Paz, De La Peña, De La Rocha, De La Rosa, De La Selva,

De La Teja, De La Torre, De La Trava, De La Vega, De Largaespada, De Las

Casas, De Las Cuevas, De Las Heras, De Lemos, De León, De Lev, De Lima,

De López, De Luz, De Miguel, De Miranda, De Moya, De Odio, De Óleo, De

Ona, De Oña, De Paco, De Paredes, De Pass, De Paz, De Pazos, De Pedro, De

Pinedo, De Prado, De Rayo, De Sárraga, De Sá, De Trinidad, De Ureña, De

Vega, De Yglesias, Del Barco, Del Barrio, Del Bello, Del Busto, Del Carmen,

Del Castillo, Del Cid, Del Pilar, Del Pimo, Del Río, Del Risco, Del Socorro,

Del Solar, Del Valle, Delatolla, Delgadillo, Delgado, Deliyore, Dellale,

Dellanoce, Delso, Delvo, Dengo, Denis, Dennis, Detrinidad, Devanda,

Devandas, Devoto, Dias, Díaz, Díez, Díjeres, Díjerez, Dimas, Dinares, Dinarte,

Discua, Doblado, Dobles, Dodero, Dalmus, Dalmuz, Domingo, Domínguez,

Donado, Donaire, Donato, Doña, Doñas, Donzón, Dorado, Dormos, Dormuz,

Doryan, Duar, Duares, Duarte, Duartes, Duenas, Dueñas, Duque, Duque

Estrada, Durall, Durán, Durante, Duval, Duvall, Duverrán.

Echandi, Echavarría, Echeverri, Echeverría,

Eduarte, Egea, Elías, Eligia, Elizalde, Elizonda,

Elizondo, Elmaleh, Emanuel, Enrique, Enriques,

Enríquez, Eras, Erazo, Escabar, Escalante,

Escamilla, Escarré, Escobar, Escobedo, Escocia,

Escorriola, Escosia, Escoto, Escovar, Escribano,

Escude, Escudero, España, Esparragó, Espelerta, Espeleta, Espinach, Espinal,

Espinales, Espinar, Espino, Espinosa, Espinoza, Espitia, Esquivel, Esteban,

Esteves, Estévez, Estrada, Estrella.

Faba, Fabara, Fabián, Fábrega, Fabregat,

Fabres, Facio, Faerrón, Faeth, Faiges, Fait, Faith,

Fajardo, Falco, Falcón, Falla, Fallas, Farach, Farah,

Fargas, Farias, Farías, Faries, Fariña, Fariñas,

Farrach, Farrer, Farrera, Farrier, Fatjo, Fatjó,

Faundez, Faune, Fava, Fazio, Fermández, Fermán,

Fernandes, Fernández, Fernando, Ferrada, Ferrán, Ferrando, Ferraro, Ferreira,

Ferreiro, Ferrer, Ferrero, Ferris, Ferro, Ferros, Fiallos, Fictoria, Fidalgo,

Fierro, Figueiredo, Figuer, Figueras, Figueres, Figueroa, Filomena, Fletes,

Fletis, Flores, Fonseca, Font, Forero, Formoso, Fornaguera, Fraga, Fraguela,

Francés, Frances, Francesa, Francia, Francis, Franco, Fray, Frayle, Freer,

Freira, Fresno, Freyre, Frías, Frutos, Fuentes, Fumero, Funes, Funez, Fúnez,

Fuscaldo, Fusco.

Gabriel, Gadea, Gaete, Gago, Gainza, Gaitán,

Galacia, Galagarza, Galán, Galarza, Galaviz, Galba,

Galcerán, Galeano, Galeas, Galeno, Galera,

Galiana, Galiano, Galindo, Galino, Galiñanes,

Gallardo, Gallegas, Gallegos, Gallo, Galo, Galtés,

Galván, Gálvez, Galvis, Gamarra, Gamazo, Gambo,

Gamboa, Gámez, Garay, Garayar, Garbanzo, Garcés, García, Gardela,

Gargollo, Garino, Garita, Garmendia, Garner, Garnier, Garreta, Garrido, Garro,

Garrón, Garza, Garzel, Garzón, Garzona, Gaspar, Gateno, Gateño, Gavarrete,

Gavilán, Gaviria, Gavosto, Gayoso, Gaytán, Gazel, Gazo, Geoyenaga, Gil,

Gillén, Gilles, Giral, Giraldo, Giraldt, Giralt, Giro, Girón, Gladis, Goches,

Góchez, Godines, Godínez, Godoy, Goic, Goicoechea, Goicuria, Goldenberg,

Golfín, Gomar, Gómez, Gomis, Gondres, Góndrez, Góngora, Gonzaga,

Gonzales, González, Gonzalo, Goñi, Gordon, Górgona, Goyenaga, Gracía,

Gracias, Gradis, Grajal, Grajales, Grajeda, Grana, Granada, Granados, Granda,

Grandoso, Granera, Granizo, Granja, Graña, Gras, Grau, Greco, Greñas,

Gridalva, Grigoyen, Grijalba, Grijalda, Grijalva, Grillo, Guadamuz, Guadrón,

Guajardo, Guardado, Guardano, Guardia, Guardián, Guardiola, Guarín,

Guasch, Gudino, Gudiño, Güel, Güell, Güendel, Güendell, Guerra, Guerrero,

Guevara, Guido, Guie, Guier, Guifarro, Guilá, Guillarte, Guillén, Guillermet,

Guillermo, Guilles, Güillies, Guillies, Guillis, Guilloch, Guiménez, Guindos,

Guitiérrez, Guitta, Guix, Gulubay, Gunera, Guntanis, Gurdián, Gurrero,

Gurrola, Gustavino, Gutiérrez, Guzmán.

Haba, Habibe, Haenz, Harrah, Hénchoz,

Henríquez, Henrriquez, Herdocia, Heredia,

Herencia, Heríquez, Hermann, Hermosilla,

Hernández, Hernando, Hernánez, Herra, Herradora,

Herrán, Herrera, Herrero, Hevia, Hidalgo, Hierro,

Hincapié, Hinostroza, Horna, Hornedo, Huerta,

Huertas, Huete, Huezo, Hurtado, Hurtecho.

Ibáñez, Ibarra, Ibarras, Icaza, Iglesias, Ilama,

Incapié, Incer, Incera, Inceras, Inces, Infante,

Iracheta, Iraheta, Irastorza, Irias, Iribar, Irigaray,

Irola, Isaac, Isaacs, Israel, Ivañez, Izaba, Izaguirre,

Izandra, Iznardo, Izquierdo, Izrael, Izurieta.

Jácamo, Jacobo, Jácome, Jácomo, Jaen,

Jáenz, Jara, Jaramillo, Jarquín, Jarrín, Jerano, Jerez,

Jiménez, Jimera, Jinesta, Jirón, Joseph, Jovel,

Juárez, Junco, Juncos, Jurado.

Kaminsky, Klein, Kuadra.

La Barca, Labra, Lacarez, Lacayo, Lafuente,

Lago, Lagos, Laguardia, Laguna, Lain, Laine,

Lainez, Laitano, Lamas, Lamela, Lamicq,

Lamugue, Lamuza, Lancho, Lanco, Landazuri,

Lández, Lanuza, Lanza, Lanzas, Lapeira, Laporte,

Laprade, Lara, Lares, Largaespada, Largo, Larios,

Larrabure, Larrad, Larragan, Larragán, Larraguivel, Lasa, Lasantas, Láscares,

Láscarez, Láscaris, Lasso, Lastra, Lastreto, Latiff, Latino, Latorraca, Laurito,

Laverde, Lázaro, Lázarus, Lázcares, Lazo, Lazzo, L’Calleja, Leal, Leandra,

Leandro, Ledezma, Ledo, Leitón, Leiva, Lejarza, Lemmes, Lemos, Lemus,

Lemuz, Leñero, León, Lépiz, Levi, Leytón, Leyva, Lezama, Lezana, Lezcano,

Lhamas, Lieberman, Lima, Linares, Linarte, Lindo, Lines, Líos, Lira, Lizama,

Lizana, Lizano, Lizarme, Llabona, Llach, Llado, Llamazares, Llamosas, Llano,

Lanos, Llanten, Llaurado, Llerena, Llibre, Llinas, Llobet, Llobeth, Llorca,

Llorella, Llorens, Llorente, Llosent, Lloser, Llovera, Llubere, Loáciga,

Loáiciga, Loáisiga, Loaissa, Loaiza, Lobo, Loeb, Loew, Loinaz, Lombardo,

Londoño, Lope,Lopes, Lopera, López, Lopezlage, Loprete, Lora, Loredo, Lorente,

Lorenz, Lorenzana, Lorenzen, Lorenzo, Loría, Lorío, Lorio, Lorz, Losada,

Losilla, Louk, Louzao, Loynaz, Loza, Lozano, Luarca, Lucas, Lucena, Lucero,

Lucke, Lugo, Luis, Luján, Luna, Lunaza, Luque, Luquez.

Macaya, Macedo, Maceo, Machado, Machín,

Machuca, Macia, Macias, Macías, Macís, Macre,

Macrea, Madariaga, Maderos, Madinagoitia,

Madrano, Madrid, Madriga, Madrigal, Madril,

Madriz, Maduro, Magalhaes, Magallón, Magaña,

Magdalena, Maguiña, Mahomar, Maikut, Maingot,

Mairena, Maisonave, Maita, Majano, Majarres, Malaga, Maldonado, Malé,

Malespín, Malestín, Maltés, Maltez, Malvarez, Manavella, Mancheno, Mancia,

Mancía, Mandas, Mangaña, Mangas, Mangel, Manjarres, Mans, Mansalvo,

Mansilla, Manso, Mantanero, Mantica, Mantilla, Manuel, Manzanal,

Manzanares, Manzano, Manzur, Marabiaga, Maradiaga, Marbes, Marbis,

Marcenaro, March, Marchena, Marcia, Marcías, Marcillo, Marcos, Mardones,

Marenco, Margules, María, Marichal, Marín, Marinero, Marino, Mariñas,

Mariño, Marot, Maroto, Marqués, Marquez, Marreco, Marrero, Marroquín,

Marsell, Marte, Martell, Martén, Martens, Martí, Martin, Martínez, Martins,

Marvez, Mas, Masía, Masís, Maso, Mason, Massuh, Mastache, Mata,

Matamoros, Matarrita, Mate, Mateo, Matera, Mateus, Matías, Matos, Mattus,

Mattuz, Matul, Matus, Matute, Maurel, Maurer, Mauricio, Mauro, Maynard,

Maynaro, Maynart, Mayo, Mayor, Mayorga, Mayorquín, Mayre, Mayrena,

Maza, Mazariegos, Mazas, Mazín, Mazón, Mazuque, Mazure, Medal,

Mederano, Mederas, Medeiros, Medina, Medinilla, Medoza, Medrano, Meira,

Mejía, Mejías, Melara, Meléndez, Melgar, Melgarrejo, Mellado, Melo,

Membreño, Mena, Menayo, Menchaca, Mendea, Méndez, Mendiantuba,

Mendieta, Mendiola, Mendives, Mendivil, Mendoza, Mendreño, Menéndez,

Meneses, Menjibar, Menjivar, Menocal, Meono, Meoño, Merayo, Meraz,

Merazo, Merazzo, Mercado, Mercelina, Mercer, Mergarejo, Mérida, Merino,

Merizalde, Merlo, Mesa, Mesales, Mesalles, Meseguer, Mesén, Messeguer,

Mestayer, Meszaros, Meza, Michelena, Michelino, Micillo, Miguez, Mijangos,

Mijares, Milanés, Milano, Millet, Mina, Minas, Minero,Miño, Miqueo,

Miraba, Miralles, Mirambell, Miramontes, Miranda, Miro, Mirquez, Mitja,

Mitjavila, Mizrachi, Mojarro, Mojica, Molestina, Molian, Molín, Molina,

Molinero, Molleda, Mollinedo, Mollo, Moncada, Mondol, Mondragón,

Moneda, Moneiro, Monestel, Monga, Mongalo, Móngalo, Monge, Mongillo,

Monguillo, Monjarres, Monjarrez, Monjica, Monserrat, Montagné, Montalbán,

Montalbert, Montalto, Montalván, Montalvo, Montana, Montanaro,

Montandón, Montano, Montealegre, Montealto, Montecino, Montecinos,

Monteil, Montejo, Montenaro, Montenegro, Montero, Monterosa, Monteroza,

Monterrey, Monterrosa, Monterroso, Montes, Monterinos, Monteverde,

Montiel, Montier, Montoya, Monturiol, Mora, Moraes, Moraga, Morales,

Morán, Morazán, Moreira, Morejón, Morena, Moreno, Morera, Moriano,

Morice, Morillo, Morín, Moris, Morise, Moro, Morote, Moroto, Morraz,

Morúa, Morún, Morux, Morvillo, Moscarella, Moscoa, Moscoso, Mosquera,

Motta, Moxi, Moya, Mozquera, Mugica, Muiña, Muir, Mulato, Munera,

Mungía, Munguía, Munive, Munizaga, Muñante, Muñiz, Muñoz, Murcia,

Murgado, Murgas, Murias, Murillo, Murilo, Muro, Mussap, Mussapp, Mussio,

Mustelier, Muxo.

Naim, Naira, Nájar, Nájares, Najarro, Nájera,

Nájeres, Naranjo, Narvaes, Narváez, Nasralah,

Nasso, Navaro, Navarrete, Navarrette, Navarro,

Navas, Nayap, Nazario, Nema, Nemar, Neyra,

Nieto, Nino, Niño, Noble, Noboa, Noel, Nogebro,

Noguera, Nomberto, Nora, Noriega, Norza, Nova,

Novales, Novo, Novoa, Nuevo, Nuez, Nunga, Núñez.

Obaldía, Obanbo, Obando, Obares, Obellón,

Obon, Obrego, Obregón, Ocampo, Ocampos,

Ocaña, Ocaño, Ocario, Ochoa, Ocón, Oconitrillo,

Ode, Odio, Odir, Odóñez, Odor, Oduber, Oguilve,

Ojeda, Okarlo, Okendo, Olarte, Olaso, Olaverri,

Olazaba, Olguín, Oliva, Olivar, Olivares, Olivárez,

Olivas, Oliver, Olivera, Oliverio, Olivier, Oliviera, Olivo, Oller, Olmeda,

Olmedo, Olmo, Olmos, Omacell, Omodeo, Ondoy, Onetto, Oñate, Oñoro,

Oporta, Oporto, Oquendo, Ora, Orama, Oramas, Orantes, Ordeñana, Ordoñes,

Ordóñez, Orduz, Oreamuno, Oreas, Oreiro, Orella, Orellana, Orfila, Orias,

Orios, Orjas, Orjuela, Orlich, Ormasis, Ormeño, Orna, Ornes, Orochena,

Orocu, Orosco, Orozco, Ortega, Ortegón, Ortiz, Ortuño, Orve, Osante, Oseda,

Osegueda, Osejo, Osequeda, Oses, Osorio, Osorno, Ospina, Ospino, Ossa,

Otalvaro, Otárola, Otero, Oto, Otoya, Ovares, Ovarez, Oviedo, Ozerio, Ozores,

Ozuno.

Pabón, Pacheco, Paco, Padilla, Páez,

Paguaga, País, Países, Paiz, Pajuelo, Palacino,

Palacio, Palacios, Palaco, Paladino, Palazuelos,

Palencia, Palma, Palomar, Palomino, Palomo,

Pamares, Pampillo, Pana, Pandolfo, Paniagua,

Pantigoso, Pantoja, Paña, Papez, Parada, Parado,

Parajeles, Parajón, Páramo, Pardo, Paredes, Pareja, Pares, París, Parra,

Parrales, Parreaguirre, Parriles, Parrilla, Pasamontes, Pasapera, Pasos,

Passapera, Pastor, Pastora, Pastrán, Pastrana, Pastrano, Patiño, Patricio, Paut,

Pauth, Pavez, Pavón, Paz, Pazmiño, Pazos, Pedraza, Pedreira, Pedreiro,

Pedroza, Peinador, Peinano, Peláez, Pellas, Pellecer, Pena, Penabad, Penado,

Pendones, Penón, Penso, Peña, Peñaloza, Peñaranda, Peñas, Peñate, Penzo,

Peñón, Peraldo, Perales, Peralta, Peraza, Perdomo, Perea, Perearnau, Pereira,

Pereiras, Perera, Pereyra, Pérez, Perezache, Pergo, Pericón, Perla, Perlaza,

Pessoa, Peynado, Peytrequín, Pezo, Picado, Picasso, Picavea, Pichardo, Pico,

Picón, Piedra, Piedrafita, Pila, Pilarte, Pimente, Pina, Pinada, Pinagel, Pinagen,

Pinar, Pincai, Pincay, Pinchinat, Pineda, Pinel, Pinell, Piney, Pinillos, Pinkay,

Pino, Pintado, Pinto, Pinzas, Piña, Piñar, Piñate, Piñeiro, Piñeres, Pinzón, Pío,

Pion, Piovano, Piovet, Pitalva, Piza, Pizarro, Pla, Plá, Placeres, Pláceres,

Plácido, Placidón, Plaja, Platero, Poblador, Poblete, Pocasangre, Pochet,

Podoy, Pokoy, Pol, Polamo, Polo, Polonio, Poma, Pomar, Pomareda, Pomares,

Ponares, Ponce, Pontigo, Pool, Porat, Porquet, Porras, Porta, Portela,

Porter,Portero, Portilla, Portillo, Portobanco, Portocarrera, Portugués,

Portuguez, Posada, Posla, Poveda, Povedano, Pozo, Pozos, Pozuelo, Prada,

Pradella, Pradilla, Prado, Prat, Pratt, Pravia, Prendas, Prendis, Pretiz, Prettel,

Prieto, Prietto, Primante, Prior, Prioto, Privatt, Procupez, Puente, Puentes,

Puertas, Puga, Puig, Pujo, Pujol, Pulido, Pulis, Pull, Pulles, Pupo, Purcallas.

Quedo, Queralt, Queredo, Querra, Quesada,

Quevedo, Quezada, Quiel, Quijada, Quijano,

Quinaz, Quinde, Quino, Quintana, Quintanilla,

Quinter, Quintero, Quinto, Quiñones, Quiñónez,

Quirce, Quiroga, Quirós, Quiroz.

Raa, Raabe, Raba, Rabetta, Raga, Raigada,

Raigosa, Ramírez, Ramón, Ramos, Randel,

Randuro, Rangel, Raphael, Rauda, Raudes, Raudez,

Raventos, Raventós, Raygada, Rayo, Rayos, Real,

Reales, Reazco, Recinos, Recio, Redondo, Regaño,

Regidor, Regueira, Regueyra, Reich, Reina,

Renderos, Rendón, Reñazco, Repeto, Repetto, Requene, Requeno, Requeño,

Rescia, Resenterra, Restrepo, Retana, Reuben, Revelo, Revilla, Revollar,

Revollo, Rey, Reyes, Reyna, Riba, Ribas, Ribera, Ribero, Ricardo, Ricaurte,

Riera, Rileva, Rincón, Río, Ríos, Riotte, Rivalta, Rivardo, Rivas, Rivel,

Rivera, Rivero, Riverón, Riveros, Rizo, Roa, Roba, Robelo, Roble, Robles,

Robleto, Roboz, Roca, Rocabado, Rocca, Roch, Rocha, Roda, Rodas,

Rodesma, Rodesno, Rodezno, Rodó, Rodo, Rodrigo, Rodríguez, Roe, Roig,

Rois, Rojas, Rojo, Roldán, Romagosa, Román, Romano, Romero, Roque,

Rosa, Rosabal, Rosales, Rosas, Rouillón, Rovillón, Rovira, Roviralta, Roy,

Royo, Roys, Rozados, Rozo, Ruano, Rubí, Rubia, Rubín, Rubino, Rubio,

Rucavado, Rudín, Rueda, Rugama, Rugeles, Ruh, Ruilova, Ruin, Ruiz,

Romoroso, Russo.

Saavedra, Saba, Sabah, Saballo, Saballos,

Sabat, Sabate, Sabba, Sabín, Sabogal, Saborío,

Saboz, Sacasa, Sacida, Sada, Sadaña, Sáenz, Saer,

Saerron, Sáez, Safiano, Sage, Sagel, Sagot,

Sagreda, Saguero, Sala, Salablanca, Salamanca,

Salas, Salazar, Salbavarro, Salcedo, Salcino,

Saldaña, Saldivar, Salgada, Salgado, Salguera, Salguero, Saliba, Salinas,

Salmerón, Salmón, Salom, Salomón, Salumé, Salume, Salustro, Salvado,

Salvatierra, Salvo, Samaniego, Sambrana, Samper, Samudio, Samuel, San Gil,

San José, San Juan, San Martín, San Román, San Silvestre, Sanabria,

Sanahuja, Saname, Sanamucia, Sanarrusia, Sánchez, Sancho, Sandí, Sandigo,

Sandino, Sandoval, Sandria, Sandy, Sanga, Sangil, Sanjines, Sanjuan,

Sansebastián, Sansilvestre, Sanson, Sansores, Santa Ana, Santa Cruz, Santa

María, Santacruz, Santamaría, Santana, Santander, Santiago, Santibanes,

Santiesteban, Santillán, Santín, Santisteban, Santoanastacio, Santos,

Sanvicente, Sanz, Saraiva, Saravanja, Saravia, Sardinas, Sardiñas, Sariego,

Sarmiento, Sárraga, Sarratea, Sarraulte, Sarria, Sas, Sasso, Satjo, Sauceda,

Saucedo, Sauza, Savala, Savallos, Savedra, Savinón, Saxón, Sayaguez, Scriba,

Seas, Seballos, Secades, Secaida, Seco, Sedano, Sedo, Segares, Segovia,

Segreda, Segura, Sehezar, Selaya, Selles, Selva, Selvas, Semerawno,

Semeraro, Sepúlveda, Sequeira, Sermeño, Serra, Serracín, Serrano, Serrato,

Serraulte, Serru, Serrut, Servellón, Sevilla, Sevillano, Sibaja, Sierra, Sieza,

Sigüenza, Siguenza, Siles, Siliezar, Silva, Silvera, Silvia, Simana, Simón,

Sinchico, Sio, Sion, Siri, Sirias, Siverio, , Siz, Sobalvarro, Sobrado, Sojo, Sol,

Solana, Solano, Solar, Solares, Solarte, Soldevilla, Solé, Solemne, Soler,

Solera, Soley, Solís, Soliz, Solno, Solo, Solórzano, Soltero, Somarriba,

Somarribas, Somoza, Soria, Sorio, Soro, Sorto, Sosa, Sossa, Sosto, Sotela,

Sotelo, Sotillo, Soto, Sotomayor, Sotres, Souto, Soutullo, Sovalbarro, Soza,

Suárez, Suazao, Suazo, Subia, Subiros, Subirós, Subisos, Succar, Sueiras,

Suñer, Suñol, Surroca, Suyapa, Suzarte.

Tabah, Tabares, Tablada, Tabor, Tabora,

Taborda, Taco, Tagarita, Tagarró, Tal, Talavera,

Taleno, Tamara, Tamargo, Tamayo, Tames,

Tanchez, Tanco, Tapia, Tapias, Taracena,

Tardencilla, Tarjan, Tarrillo, Tasara, Tate, Tato,

Tavares, Tedesco, Teherán, Teijeiro, Teixido,

Tejada, Tejeda, Tejos, Tellería, Telles, Téllez, Tello, Tellos, Tencio, Tenorio,

Terán, Tercero, Terrade, Terrientes, Terrin, Terrín, Thames, Theran, Thiel,

Thiele, Thuel, Tíjeres, Tijerino, Tinoco, Toala, Tobal, Tobar, Tobe, Tobella,

Tobín, Tobón, Toledo, Toletino, Tomas, Tomás, Tomeu, Toribio, Torijano,

Tormo, Toro, Torralba, Torre, Torrealba, Torregresa, Torregroza, Torrente,

Torrentes, Torres, Tórrez, Tortós, Tortosa, Toruño, Tosso, Touma, Toval,

Tovar, Trala, Traña, Traures, Travierzo, Travieso, Trediño, Treguear, Trejos,

Treminio, Treviño, Triana, Trigo, Triguel, Triguero, Trigueros, Trilite,

Trimarco, Trimiño, Triquell, Tristán, Triunfo, Troche, Trocanis, Troncoso,

Troya, Troyo, Troz, Trueba, Truffat, Trujillo, Trullas, Trullás, Truque, Tula,

Turcio, Turcios.

Ubach, Ubao, Ubeda, Ubico, Ubilla, Ubisco,

Ubizco, Ucanan, Ucañan, Ugalde, Ugarte, Ujueta,

Ulacia, Ulate, Ulcigrai, Ulcigral, Ulecia, Uley,

Ulibarri, Ulloa, Umaña, Umanzor, Ungar, Urain,

Uralde, Urbano, Urbina, Urcuyo, Urdangarin, Urea,

Urela, Ureña, Urgellés, Uriarte, Uribe, Uriel,

Urieta, Uriza, Uroz, Urquiaga, Urra, Urraca, Urrea, Urroz, Urruela, Urrutia,

Urtecho, Urunuela, Urzola, Usaga, Useda, Uva, Uveda, Uzaga, Uzcategui.

Vadivia, Vado, Valdelomar, Valderama,

Valderrama, Valderramo, Valderramos, Valdés,

Valdescastillo, Valdez, Valdiva, Valdivia,

Valdivieso, Valencia, Valenciano, Valentín,

Valenzuela, Valera, Valerín, Valerio, Vales,

Valiente, Valladares, Vallarino, Vallcaneras,

Valldeperas, Valle, Vallecillo, Vallecillos, Vallejo, Vallejos, Valles, Vallez,

Valls, Vals, Valverde, Vanegas, Vaquerano, Vardesia, Varela, Varga, Vargas,

Vargo, Varsi, Varsot, Vartanian, Varth, Vasco, Vasconcelos, Vasílica,

Vásquez, Vassell, Vaz, Veas, Vedoba, Vedova, Vedoya, Vega, Vegas, Vela,

Velarde, Velasco, Velásquez, Velazco, Velázquez, Vélez, Veliz, Venegas,

Ventura, Vera, Verardo, Verastagui, Verdesia, Verdesoto, Vergara, Verguizas,

Vertiz, Verzola, Vesco, Viales, Viana, Viatela, Vicario, Vicente, Vico, Víctor,

Victores, Victoria, Vidaechea, Vidal, Vidales, Vidalón, Vidaorreta, Vidaurre,

Videche, Vieira, Vieto, Vigil, Vigot, Vila, Vilaboa, Vilallobos, Vilanova,

Vilaplana, Villar, Villareal, Villarebia, Villareiva, Villarreal, Villarroel, Villas,

Villaseñor, Villasuso,Villatoro, Villaverde, Villavicencio, Villeda, Villegas,

Villejas, Villena, Viloria, Vindas, Vindel, Vinueza, Viñas, Víquez, Viscaino,

Viso, Vivallo, Vivas, Vivero, Vives, Vívez, Vivies, Vivó, Vizcaíno, Vizcayno.

Wainberg, Wolf.

Xatruch, Xirinachs, Xiques.

Yaacobi, Yanarella, Yanayaco, Yanes,

Yepez, Yglesias, Yllanes, Yurica, Yzaguirre.

Zabala, Zabaleta, Zabate, Zablah, Zacarías,

Zacasa, Zalazar, Zaldivar, Zallas, Zambrana,

Zambrano, Zamora, Zamorano, Zamudio, Zamuria,

Zapata, Zaragoza, Zárate, Zarco, Zaror, Zarzosa,

Zavala, Zavaleta, Zayas, Zayat, Zecca, Zedan,

Zegarra, Zelada, Zelaya, Zeledón, Zepeda, Zetina,

Zonta, Zoratte, Zuleta, Zumba, Zumbado, Zúñiga, Zunzunegui.

Fuentes:
1) Shalomjerusalem.com
2) Sangiored.com

domingo, 25 de septiembre de 2016

Directorio de Revistas de Historia con acceso abierto

El uso cada vez más recurrente y sofisticado de la web para fines académicos, así como la presión en el mercado laboral académico por publicar en revistas indexadas ha llevado a la expansión del número de publicaciones académicas (journals). Ello a su vez ha derivado en la proliferación de dichos journals así como a su diversidad en cuanto a difusión y criterios de publicación. Mientras cada vez son menos las que se restringen únicamente al papel y siguiendo el método tradicional de acceso en versión impresa a través de la adquisición o la lectura en bibliotecas, la web ha permitido la existencia de dos tipos específicos de journals en cuanto a su acceso.



De un lado, están aquellas publicaciones que se encuentran en bases de datos a las cuales se puede acceder por medio de un paywall. Es decir, a las que se debe pagar o estar suscrito a través de alguna institución para poder descargar el contenido. En años recientes, se ha producido una flexibilización relativa de sus normas, al individualizar el pago (o incluso alquiler) a artículos específicos o por medio de campañas en las que se liberan ciertos números o artículos por un tiempo limitado o permanentemente. Quienes defienden este sistema sostienen que los costos de edición son altos así como el mantenimiento de los sitios donde aparecen los artículos. Sus críticos señalan que estas ganancias no llegan a los responsables directos, como autores y editores de los journals, y que se quedan en los administradores de dichas bases de datos.

Frente a estos journals con paywall, existen las revistas que han decidido liberar su contenido y hacerlo público. No existe un criterio relacionado con la calidad entre quienes tienen contenido abierto o no. En ambos casos hay revistas indexadas y de calidad, con manuscritos que pasan por revisión de pares. En todo caso, se trata de una política de publicación por parte de quienes defienden que el conocimiento debe ser público y que, siendo el mundo académico un espacio restringido, poner una barrera a este conocimiento generado por instituciones científicas reduce aún más el impacto del mundo académico. De modo que el número de journals con acceso abierto ha ido creciendo cada vez más en inglés y en español.

Este Directorio incluye una lista de más de cincuenta journals cuyo contenido es principalmente Historia o que, siendo de Ciencias Sociales, tiene en la Historia un componente fundamental. Es cierto que existen muchos más journals, pero he tratado de incluir los más importantes o los que circulan más. Al lado de cada título he incluido, cuando ha sido posible, la institución que lo auspicia así como el año que ha comenzado a circular. En algunos casos se trata de journals que comenzaron en papel y luego migraron a la web, por lo que no todos los números están completos. En este caso, he anotado el año más antiguo del journal en la web. El enlace que da acceso a los journals lleva directamente al archivo de los mismos, para que el usuario comience a navegar directamente en cualquiera de ellos.

El Directorio de journals con acceso abierto puede ser aprovechada por los académicos de tres formas, entre muchas otras. Una, acaso la más evidente, es la de poder revisar el contenido de diversos journals sin tener que estar suscrito ni por medio de ninguna biblioteca. Pero también puede ser utilizada para animar a publicar sus papers en algún journal que pueda ser leído por un número mayor de personas y sobre todo fuera de sus respectivos países (y si es en otro idioma, mejor aún). Asimismo, quienes estén interesados en hacer un postgrado encontrarán en estos journals una muestra de los temas y las tendencias recientes que se vienen trabajando en diversos países y que pueden ayudar a afinar sus proyectos al postular.

Directorio de revistas de Historia con acceso abierto

A Contracorriente. Revista de Historia Social y Literatura (North Carolina State University, 2003)

American Historical Review (American Historical Association, 1895)

América Latina en la Historia Económica (Instituto Mora, 1994)

Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura

Anuario de Estudios Americanos (CSIC, desde 1994 en la web)

Anuario de la Escuela de Historia virtual (Escuela de Historia de la Facultad de Filosofía y Humanidades, 2010)

Anuario del Instituto de Historia Argentina (Universidad Nacional de La Plata, 2009)

Apuntes. Revista de Ciencias Sociales (Universidad del Pacífico, Lima, 1977)

Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid, 1995 en web)

Atrio. Revista de Historia del Arte (Universidad Pablo de Olavide, 2005

Braziliana. Journal for Brazilian Studies (Aarhus University, 2012)

Cahiers Alhim (Amérique Latine Histoire et Mémoire)

Cahiers des Amériques Latines (IHEAL, CREDA, Université Sorbonne Nouvelle, CNRS, 2008 en la web)

Clío & Asociados (Universidad Nacional de La Plata, 2009)

Contemporánea. Historia y Problemas del siglo XX (Grupo de Estudios Interdisciplinarios sobre el Pasado Presente, 2010)

Cuadernos Chilenos de Historia de la Educación (2013)

Cuadernos de Historia (Universidad de Chile, en web desde 2011)

Debate y Perspectivas (MAPFRE)

Diálogo Andino (Universidad de Tarapacá, 2013)

Diálogos. Revista Electrónica de Historia (Universidad de Costa Rica, 1999)

Educació i Història. Revista d’Histórica de l’Educació (Institut d’Estudis Catalans, 1994)

El Taller de la Historia (Universidad de Cartagena, 2009)

Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe (Tel Aviv, 1990)

Expedições: Teoria da História e Historiografia

Fronteras de la Historia. Revista de Historia Colonial Latinoamericana (Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 1997)

Historia 2.0 (2011)

História: Debates e Tendencias (Programa de Pós-Graduacao em Historia da Universidade de Passo Fundo, 2013)

Histórias, História (Programa de Pós-Graduação em História da Universidade de Brasília, 2013)

Historia y Justicia

Historia y Memoria (Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, 2010)

Historia y Región (Grupo Interdisciplinario de Investigaciones Sociales y Estudios Regionales, Lima, 2014)

Historia (Universidad Católica de Chile, Santiago, 1961)

História. Imagem e narrativas (2005)

Historia Ambiental Latinoamericana y Caribeña (Sociedad Latinoamericana y Caribeña de Historia Ambiental, 2011).

Historia Caribe

Histórica, Ciências, Saúde-Manguinhos (1994)

Historia Crítica (Universidad de los Andes, 1989)

Historia y Comunicación Social (Universidad Complutense de Madrid, 1996)

Historia y Grafía (Universidad Iberoamericana, desde 2011 en web)

Historia Mexicana (Colegio de México, 1951)

Histórica (Pontificia Universidad Católica del Perú, 1977)

Historien. Revista Acadêmica (Colegiado de História da Universidade de Pernambuco, 2013 en web)

Huellas de Estados Unidos (Universidad de Buenos Aires, 2011)

Iberoamericana (Instituto Ibero-Americano, GIGA Institute of Latin American Studies y la Editorial Iberoamericana/Vervuert, 2001)

Investigaciones Sociales (Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1955)

Istor. Revista de Historia (Centro de Investigación y Docencia Históricas, 2000)

Izquierdas. Una mirada histórica desde América Latina (IDEA, Universidad Santiago de Chile, 2008)

Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas / Anuario de Historia de América Latina (Colonia, 1964)

Monções. Revista de Historia (UFMS, CPCX, 2014)

Mosaico. Revista do mestrado em história (Universidad Católica de Goiás, 2008)

Nuevo Mundos / Mundos Nuevos (École des hautes études en sciences sociales, 2001)

Perspectives on History (American Historical Association, en web desde 1998)

Prohistoria (Universidad Nacional del Rosario, 2006

Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad

Revista Brasilera de Historia

Revista Crítica Histórica (Centro de Pesquisa e Documentação Histórica, 2010)

Revista de Estudios Brasileños (Universidad de Salamanca & Universidad de Sao Paulo, 2014)

Revista de Estudios y Pesquisas sobre as Américas (Ceppac, Instituto de Ciencias Sociais, UnB, 2007)

Revista de Historia (Universidade Federale da Bahia, 2009)

HIB – Revista de Historia Iberoamericana (Universia Chile, 2008)

Revista de Historia y Geografía (Universidad Católica Silva Henríquez, 2010 en la web)

Revista de Indias (CSIC, 1996 en la web)

Sociohistórica. Cuadernos del CISH (Universidad Nacional de La Plata, 1996)

Sociología Histórica

Tempo

The Appendix (2012)

Topoi. Revista de Historia do Programa de Pós-Graduacao de Historia Social (PPGHIS) da UFRJ


Fuente: historiaglobal.com

sábado, 24 de septiembre de 2016

La Batalla Imposible

A mediodía del 24 de septiembre, día de la Patrona de Tucumán: La Virgen de la Merced, los patriotas esperaron en formación en las puertas mismas de la ciudad el ingreso del Ejército del Rey.
El Campo de las Carreras era un sector despejado hacia el oeste de San Miguel, de unos cuatrocientos metros de largo, por unos treinta de ancho. Allí se corrían carreras cuadreras, la gran diversión de los tucumanos de entonces. Hacia el suroeste, estaba la Cancha de las Carreras, que era un descampado aún mayor. Allí fue donde las acciones se hicieron más cruentas . Lo rodeaban espesos bosques de árboles y arbustos, flora típica de la zona que impedían la visión, lo que fue aprovechado por Belgrano para esconder el grueso de su caballería gaucha.

Virgen de la Merced
Mientras, la infantería Patria se encolumnaba en perfecta formación con las baterías del Barón Von Holmberg que había construido su prestigio en Europa, secundado por un jovencito José María Paz, que dejó en sus Memorias un excelente relato de la batalla, por ser testigo y partícipe de los hechos.

Gral. Manuel Belgrano
Los otros capitanes del ejército patriota eran muchachos jóvenes. Valerosos como voluntariosos, por ahora rescato entre tantos los nombres de los tucumanos: Alejandro y Felipe Heredia, Gregorio Aráoz de Lamadrid, Diego Aráoz y un hijo de tucumana (también de sangre de los Aráoz) Eustaquio Díaz Vélez.

Ese grupo heterogéneo vio ingresar en la mañana una compacta columna de soldados, seguramente polvorientos, pero en perfecta sincronía con el deber ser de una tropa en marcha. Con los cañones aún sobre las mulas y las armas descargadas, fueron virtualmente sorprendidos en un callejón de tiro al blanco por los patriotas.
Tiempo de Morir

De reacción rápida, Belgrano decidido a aprovechar el factor sorpresa, ordenó al ala derecha de su caballería (compuesta por más de cuatrocientos hombres de los “Decididos” de Tucumán), y de Dragones comandada por Balcarce, atacar de inmediato.

La atropellada de los gauchos, quienes salían sorpresivamente por imperceptibles senderos del monte circundante dando de alaridos y haciendo sonar los guardamontes, fue mortal. El ímpetu de la carga puso en fuga la caballería de Tarija y desbarató la de Arequipa, que custodiaba los bagajes. Batallones enteros se perdieron en la confusión, siendo lanceados sin piedad por esa turba enloquecida que penetró hasta las cercanías mismas del Estado Mayor de Pío Tristán.

Los realistas huyeron dejando atrás una enorme cantidad de bastimentos, cañones, armas y municiones. Incluso el tesoro del ejército y hasta el coche personal del general.

Crnl. Bernabé Aráoz
De inmediato los milicianos gauchos se obstinaron a saquear metódicamente todo lo que pudieron, por lo cual esta tropa terminó perdiéndose para el resto de la acción, aunque desde los montes cercanos se dedicaron a cazar todo grupo disperso de realistas, como lo relata José María Paz en su mencionado libro .
Mientras, avanzaban disparando los cuadros de infantería de Belgrano, a tiempo que el barón de Holmberg hacía tronar los cañones. Unida esta acción a la eficacia de la artillería derecha y a la de la infantería de Carlos Forest, habían logrado desarmar y hacer retirar a toda el ala izquierda enemiga, en total desorden hacia el puente de El Manantial.

En el centro, las cosas también se mostraban felices en un primer momento para los patriotas. El único peligro estaba en que parte de la infantería realista, al avanzar resueltamente, puso en apuros a Ignacio Warnes, quién capitaneaba las milicias de infantes, pero pronto la reserva, a cargo del intrépido Manuel Dorrego, acudió en su auxilio. La hueste de Tristán comenzó entonces a ceder terreno, desamparada como estaba por la derrota de la caballería del ala derecha.

Impensadamente, aquella columna que el general Pío Tristán había desprendido para bloquear por el sur, volvió para participar en el combate: cómodamente desplegada, acudió en apoyo del ala izquierda realista, que había logrado desorganizar a la caballería patriota de José Bernaldes Palledo, que tenía a su frente.

No debemos olvidar que los partidarios del rey eran profesionales y con los refuerzos, pronto rearmaron sus cuadros, quienes acudían al toque de los clarines y a la voz de mando de sus jefes, en formación a cada regimiento al que pertenecían. La sorpresa había pasado. La hora de la verdad se acercaba, ya que sincronizadamente comenzaron a encolumnarse en una formación conocida como “martillo” para rodear y neutralizar la infantería patriota.

El ímpetu inicial se paró en seco y las tropas de Belgrano, -comenzando por los bisoños-, retrocedieron desordenadamente en medio de aquel escenario humeante, regado por la sangre de griegos y troyanos.


Esto creó un desbande general, lo que motivó que Belgrano, poniendo en riesgo de su vida se corriera él mismo para tratar de reordenar el caos circundante, lo que en parte consiguió. Desde la derecha, galopó hacia esa crítica izquierda para mandar que cargaran, pero cuando llegó, los soldados ya estaban en tumultuosa retirada. No pudo contenerlos y el ímpetu arrastró al general hacia el sur, sacándolo del campo de batalla, la que creyó perdida.

Autor : José María Posse. "Tucumanos en la Batalla de Tucumán". 2012